Diario Sur

Los musicales que se merecían el Oscar y nunca lo ganaron

Una escena de Grease
Una escena de Grease
  • Cintas que han marcado la historia del cine fueron ignoradas por Hollywood hasta el punto de no recibir apenas nominaciones

El esperado triunfo de 'La La Land -La ciudad de las estrellas' en los Oscar ha devuelto a la primera línea de la cartelera el musical, un género que vivió su apogeo en los años sesenta y que, como el 'western', regresa cada cierto tiempo con películas maravillosas que saben explotar cierta nostalgia por aquel cine. Es el caso de la vitalista y melancólica película de Damien Chazelle, que según -casi- todas las quinielas se llevará el triunfo este domingo en la ceremonia de los premios de la Academia de Hollywood. El previsible éxito de la cinta, que incluye en sus coreografías evidentes homenajes a los musicales que han marcado el género, como 'Grease' o 'Cantando bajo la lluvia', puede servir además de 'venganza' para esos clásicos que están en la memoria de todos y que, en su momento, no solo no ganaron, sino que apenas consiguieron nominaciones. En la lista de películas agraviadas, que está ordenada en sentido cronológico decreciente, hay títulos sorprendentes:

'Grease'. Año: 1978

Oscar a la mejor película: 'El cazador'

La película más bailada de la historia. No hay fiesta en la que no suene cualquier tema de la película y al personal no se le vayan los pies. Y es que no solo son populares sus canciones, sino también sus coreografías. Y por supuesto esa historia de amor entre dos adolescentes que lanzó a John Travolta y a Olivia Newton-John. Pues bien, los premios Oscar menospreciaron esta marchosa y divertida película por una razón primordial: era una comedia. Y los galardones de la Academia ya sabemos que se pirran por los dramas. Era difícil que 'Grease', una cinta de la que pocos recuerdan el nombre de su director, el artesano Randal Kleiser, le pudiera quitar el Oscar a la mejor película a una producción de autor como 'El cazador' (de Michael Cimino). Pero lo que no tiene ningún sentido es que la cinta más marchosa de la historia no se mereciera una nominación -y el premio- a la mejor banda sonora y que solo fuera candidata a un solo Oscar, el de mejor canción. Concretamente por la balada 'Hopelessly Devoted to You' en lugar de clasicazos como 'You're the one that I want', 'We Go Together', ' Greased Lightning'... Curiosamente, la estatuilla a la mejor canción se la llevó un tema discotequero cargado de marcha, 'Last dance' (en la voz de Donna Summer), pero cuya película, 'Por fin ya es viernes', no hacía sombra ni de lejos a 'Grease'.

'Cabaret'. Año: 1972

Oscar a la mejor película: 'El Padrino'

También es difícil discutirle el triunfo a 'El Padrino' en la gala de los Oscar de 1972, aunque 'Cabaret' estuvo a punto de lograrlo. Y es que no era únicamente un brillante musical con la firma de Bob Fosse, sino también un drama poderoso ambientando en la época del nazismo. La cinta usaba la música y el espectáculo como bandera de la libertad contra el fanatismo, un discurso que tuvo un gran éxito en la taquilla y en los propios Oscar. De hecho, el éxito se dividió entre los ocho galardones de 'Cabaret' (optaba a 10) y los escasos tres premios de la gran crónica mafiosa de Francis Ford Coppola que, no obstante, se llevaba el gran premio a la mejor película. La paradoja es que la estatuilla al mejor director fue para Bob Fosse que con 'Cabaret' demostró pasar por su mejor momento como cineasta. La inolvidable Liza Minnelli se llevó el premio a la mejor actriz y el mordaz Joel Grey, el de actor de reparto. El Oscar a la música adaptada también se inclinó por la partitura de Ralph Burns para esta cinta, aunque lo difícil de creer es que clásicos como 'Money, money' o 'Willkommen' no fueran ni siquiera nominados a mejor canción.

'Mary Poppins'. Año: 1964

Oscar a la mejor película: 'My Fair Lady'

Es la producción de Disney que ha conseguido más nominaciones en la historia con un total de 13. Por eso, los cinco Oscar que ganó 'Mary Poppins' saben a poco. La deliciosa y angelical niñera encarnada por Julie Andrews se llevó el cotizado galardón como protagonista de esta fabula infantil plagada de coreografías y escenas musicales que forman parte de la memoria colectiva. De hecho, el apartado sonoro hizo pleno con las estatuillas a la banda sonora y a la canción original por 'Chim Chim Cher-ee'. Pero aquí también se admiten reclamaciones, ya que el tema más brillante y recordado del filme dirigido por Robert Stevenson fue la pegadiza 'Supercalifragilisticoespialidoso', que no fue nominada. También tiene su contradicción que la película que le quitó a 'Mary Poppins' el premio a la mejor película y director fuera otro musical, 'My Fair Lady', de George Cukor, que paradójicamente solo rasco un Oscar a la música adaptada. La Academia, tan salomónica como siempre.

'Cantando bajo la lluvia'. Año: 1952

Oscar a la mejor película: 'El mayor espectáculo del mundo'

Si nos preguntan, a bote pronto, el título de un musical, el primero que saldrá en la mayoría de las ocasiones será 'Cantando bajo la lluvia'. Clásico entre los clásicos, con ese Gene Kelly chapoteando entre charcos y convirtiendo un aguacero en un momento de felicidad, esta imprescindible película no llegó a salir derrotada en los Oscar... porque ni siquiera fue nominada a los premios principales, entre ellos mejor película. Ninguno de los tres protagonistas, Gene Kelly -también director junto a Stanley Donen-, Donald O'Connor y Debbie Reynolds, fueron considerados como candidatos, mientras que Jean Hagen, que encarnaba a la vanidosa estrella sin talento Lina Lamont, fue la única logró una selección entre las aspirantes. Incomprensiblemente, el tema central, 'Singin' in the Rain', la vitalista 'Good Morning' o la divertida 'Make 'Em Laugh' se merecieron una nominación a mejor canción a juicio de los académicos que, salvaron los muebles, con la candidatura a la mejor banda sonora. Pero el premio a la música fue para la partitura de Alfred Newman de la hoy olvidada película 'Con una canción en mi corazón'. Sin duda, el olvido de 'Cantando bajo la lluvia' fue uno de los mayores errores de la historia de los Oscar.

'El mago de Oz'. Año: 1939

Oscar a la mejor película: 'Lo que el viento se llevó'

Lo de este musical es curioso. Otro de los clásicos indiscutibles del género, tuvo como gran rival en los Oscar uno de esas supreproducciones que nadie puede discutir, 'Lo que el viento se llevó', que se llevó no solo el premio a la mejor película sino también sino otros nueve galardones más. Dejó poco espacio para la encantadora Dorothy interpretada por una jovencísima Judy Garland, aunque su pegadizo tema 'Over the Rainbow' se llevó el premio a la mejor canción. El apartado musical completó el triunfo en los Oscar con la estatuilla a la banda sonora compuesta por Herbert Stothart. No obstante, el caso más curioso es el de su director, Victor Fleming, que, pese a no ganar, acabó llevándose el tío Oscar a casa. Y es que junto a George Cukor y Sam Wood, Fleming fue el tercer director de 'Lo que el viento se llevó' y el encargado de terminar la película con éxito. La paradoja es que consiguió el Oscar por arreglar este desaguisado y dirigir parte de la pellícula, pese a que 'El mago de Oz' la dirigió entera y también ha quedado como un clásico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate