El premio más animado de los Goya

La directora Valle Comba, construyendo un decorado para un filme de ‘stop motion’.
La directora Valle Comba, construyendo un decorado para un filme de ‘stop motion’. / Sur
  • La nominación al corto descubre a la malagueña Valle Comba y a su entrañable personaje Uka, creada con el sistema ‘stop motion’

  • La debutante, una de las triunfadoras de las candidaturas, se confiesa «perfeccionista» tras dos años de trabajo invertidos en un historia sin diálogos y muy cinematográfica

Subir al escenario y recoger el Goya es lo que desean estos días todos los que están nominados. Tras la gala de mañana, habrá más derrotados que ganadores, aunque solo se hablará de estos últimos. No obstante, hay candidaturas que son algo más que un reconocimiento al trabajo y al esfuerzo. Hay nominaciones que ya son un premio. Especialmente entre los cortometrajes, los hermanos pequeños de esos grandes títulos de los que siempre se habla. Y entre las que pueden presumir de ese triunfo con su selección está la benalmadense Valle Comba, que durante dos años mimó y dio forma a Uka, una chica con pelo a lo afro que vive en una antigua fábrica con un empeño: pintar. Una sencilla historia que convenció a los académicos y se tradujo en una inesperada candidatura para una cinta modesta pero que ha supuesto dos años de trabajo. «Llegar aquí era un sueño. Esto es un premio a la constancia», confiesa la debutante en la dirección, que eligió el sistema de animación ‘stop motion’ –rodaje con maquetas y fotograma a fotograma– para dar vida a la protagonista que da nombre al corto ‘Uka’.

«Me dicen que me prepare algo, pero si me toca subir prefiero improvisar», confiesa esta antigua alumna del Colegio Maravillas de Benalmádena y de la Escuela de Cine de Madrid (ECAM) que suelta un «puffffff» cuando se le pregunta por sus posibilidades frente al resto de candidatos en su categoría de corto de animación: ‘Darrel’, ‘Decorado’ y ‘Made in Spain’. «Soy poco competitiva porque me gusta el trabajo de todos los nominados», explica Valle Comba, que revela que también ha participado en otra de las breves películas aspirantes, ‘Made in Spain’, como codirectora de arte.

Contar con imágenes

Y es que la malagueña ha estudiado esta especialidad en la ECAM y, tras colaborar en los departamentos de arte de películas de Julio Médem (‘Ma Ma’) y Paco León (‘Kiki, el amor se hace’), decidió dar un paso más y probar la realización con ‘Uka’. Una pieza que además tiene mucho que ver con su trabajo de arte ya que el ‘stop motion’ le ha permitido diseñar y crear los decorados y el propio personaje principal, en los que invirtió meses. «Hicimos varios diseños hasta que dimos con Uka», admite la directora sobre su personaje principal que recuerda a aquellas animaciones retro de RTVE de ‘Vamos a la cama’ o al duendecillo ‘Pumuki’. No obstante, ninguna de estas referencias fueron manejadas para la protagonista, que evolucionó mucho desde su concepción original y es un personaje que «creció mucho».

El filme, en el que predomina el blanco y negro, cuenta una historia entrañable de una niña que descubre los colores a través de los cristales. Un argumento que recurre además a la esencia del cine: contar la historia de forma visual y sin diálogos. «En ese sentido es muy clásico y funciona como una máquina engrasada porque todos los departamentos han ayudado a contar esta historia», asegura Valle Comba, que añade que ella es la cabeza visible de un gran equipo que ha colaborado en el rodaje y la postproducción del filme.

Por lo pronto, la directora malagueña se propone disfrutar mañana de la gala de los Goya. Ypase lo que pase seguirá en el cine. Aunque la nominación la tiene un poco confundida. «Ahora dudo entre seguir con mi carrera de directora artística o de realizadora», confiesa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate