La Berlinale importa talento malagueño

El fotógrafo malagueño, en el rodaje en Fuerteventura de ‘La isla del viento’.
El fotógrafo malagueño, en el rodaje en Fuerteventura de ‘La isla del viento’. / Sur
  • El foro de nuevos cineastas del festival incluye al director de fotografía Alberto Centeno entre los ocho españoles seleccionados

  • Tras los largometrajes ‘La isla del viento’ y ‘321 días en Michigan’, el fotógrafo ha rodado un anuncio de publicidad con la estrella del Barcelona Neymar

«Yo nunca estoy contento». El que habla con esta rotundidad es el director de fotografía Alberto D. Centeno que, en realidad, sí que está contento. Y mucho. El Festival Internacional de Cine de Berlín lo ha seleccionado entre los ocho españoles que participará en el Berlinale Talents, que organiza el certamen y que se ha convertido en el mayor foro de encuentro de jóvenes creadores de toda Europa. Es para estar feliz y él lo está, aunque cuando se le pregunta por su trabajo es cuando dice eso de que «nunca» está contento. Y lo explica. «Siempre se puede mejorar y la fotografía es un desafío», asegura el camarógrafo que con ese espíritu emprendedor y de superación acude al evento alemán que se celebra de forma paralela al certamen y que arranca el próximo 11 febrero.

Junto a Centeno, los directores Laura Herrero y Mikel Rueda, y los productores Luis López Carrasco y Omar A. Razzak y Mintxo Díaz son otros de los seleccionados de la expedición española que durante cinco jornadas se reunirá con cineastas y profesionales de la industria internacional para compartir experiencias. «No solo aprendes de otros, sino que además se hacen muchos contactos que después se convierten en proyectos», afirma el malagueño, que ha sido seleccionado entre los más de 2.700 aspirantes de todo el mundo que se han presentado a este singular ‘casting’.

«Lo mejor es que, con el paso de los años, el perfil de los creadores no es tanto ser una promesa, sino tener ya una trayectoria que te respalda para estar allí», explica el director de fotografía de ‘El árbol magnético’, que fue seleccionada en el Festival de San Sebastián, o ‘321 días en Michigan’, primera producción malagueña que compitió en el Festival de Cine Español. A estas cintas, Alberto D. Centeno une su último trabajo en un largometraje, ‘La isla del viento’, el filme sobre el destierro de Miguel de Unamuno en Fuerteventura y en el que destaca precisamente la calidad de la fotografía del malagueño, que fue nominado en los recientes premios del cine andaluz de Asecan.

«Algo falla»

Centeno se muestra satisfecho con lo «bien que ha funcionado esta película pequeña» y concede que la película está «bien capturada», aunque también añade que, por regla general, no es partidario de que reconozcan su trabajo como algo independiente del filme. «No me gusta que digan que lo mejor de una cinta es la foto porque entonces algo falla», añade el cineasta, que tiene algunos proyectos encima de la mesa, aunque todavía no quiere dar detalles porque están pendientes de completar la financiación.

Junto a los largometrajes, Alberto D. Centeno ha participado recientemente en cortos, como es el caso de ‘Camada’, que está protagonizado por Pedro Casablanc y Nadia de Santiago. Esta cinta está además dirigida por su paisano Daniel Martín Novel, que también fue seleccionado hace unos años por la organización de Berlinale Talents. Además, el director de fotografía también ha colaborado en otros cortos relevantes de los últimos meses, como ‘Leica Story’, de Raúl Mancilla; ‘Ángel caído’, de Fran Parra, y ‘Marta no viene a cenar’, lo último de Macarena Astorga, con el protagonismo de las hermanas Celia y Natalia de Molina.

La publicidad también entra en los planes del director de fotografía malagueño y, entre sus últimos trabajos, ha rodado un anuncio con la estrella del Barcelona Neymar para la multinacional Mastercard. A Alberto D. Centeno le gusta ese ‘jogo bonito’ del futbolista brasileño y confiesa que, ante su cámara, el deportista también demostró estar bien entrenado. «Sabe perfectamente lo que tiene que hacer y es consciente de que en sí mismo ya es una marca», explica el fotógrafo que admite que en estos anuncios se cuenta con una amplia producción. «Además es donde más se cobra, pero donde artísticamente estás más limitado», reconoce Centeno que anda haciendo las maletas para abrir fronteras. Por lo pronto, hasta Berlín.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate