Diario Sur

Belén Cuesta: «Soy mitad revelación»

Belén Cuesta, en el cóctel de nominados de los Goya.
Belén Cuesta, en el cóctel de nominados de los Goya. / Juanjo Martí. Efe
  • Actriz. Tras ganar el Premio Feroz y figurar en las grandes comedias del año, la actriz malagueña se enfrenta a su primera nominación al Goya por ‘Kiki, el amor se hace’

La irrupción más llamativa del cine español de los últimos dos años lleva su nombre: Belén Cuesta. Por ello, esta malagueña –«bolichera», para más señas– a la que llevaron a nacer a Sevilla, confiesa que vive un auténtico ‘boom’ después de que su nombre se haya anunciado en las últimas comedias de éxito del cine español: ‘Ocho apellidos catalanes’, ‘Tenemos que hablar’, ‘El pregón’ o ‘Villaviciosa de al lado’, que todavía arrasa en la taquilla. Pero Cuesta no es una recién llegada. La televisión y, más concretamente, Buenafuente la sacó del anonimato con el programa ‘En el aire’. Después hizo de su vida puro teatro hasta que el cine le cambió el guión. La nominación al Goya a la actriz revelación por ‘Kiki, el amor se hace’ le sabe a gloria, aunque matiza: «Soy mitad revelación».

Felicidades por el premio Feroz

Muchas gracias. No me lo esperaba. Creía que la serie ‘Paquita Salas’ se llevaría algo, pero no mi premio.

La verdad es que es un éxito inédito para una webserie que solo ha podido verse en Internet…

‘Paquita Salas’ tiene eso que hacen muy bien Los Javis –Javier Ambrossi y Javier Calvo–: transitar por la comedia y las emociones en solo veinte minutos en cada episodio. Y muestra que el cine y la tele, desde dentro, no tiene tanto glamour ni estrellas.

Y ahora los Goya. ¿Ya ha agotado la fortuna de este año con los Feroz o todavía le queda?

Esto de estar nominada ya es una suerte tremenda y estoy feliz, por lo que no espero el premio. Iré a disfrutar de la gala que ya es un regalo.

Lo llamativo es que es candidata por un trabajo diferente al de los Feroz: la encantadora okupa de ‘Kiki’.

Estoy muy contenta porque es una de las pocas comedias que se han reconocido este año y es un honor.

El humor no suele llevarse muchos premios, pero sí que dan trabajo…

La comedia es menos reconocida con galardones, pero funciona mejor en taquilla. Así que una cosa por otra. En nuestro país se hacen películas de humor maravillosas y es un regalo que la gente quiera ir a pasar un buen rato. La comedia es difícil, pero necesaria.

Con Meryl Streep

En casi todas las comedias de éxito de los últimos dos años está Belén Cuesta. ¿Cómo lo ha vivido?

–Pues como un ‘boom’ porque he pasado de no hacer cine a que, en el último año, haya estrenado cuatro películas. Intento pasarlo bien, disfrutarlo y valorarlo. El otro día, Meryl Streep decía en su discurso de los Globos de Oro que somos afortunados y que tenemos una responsabilidad. Por eso estoy agradecida de este ‘boom’.

Por cierto, Trump dice que Streep está sobrevalorada…

No estoy de acuerdo con el señor Trump. Más bien le sentaron mal sus palabras. Meryl es la más grande.

Su personaje de ‘Kiki’ altera el orden establecido ¿Tres son multitud?

Hombre, depende. Para mi personaje de ‘Kiki’ tres está muy bien. En otros casos, habría que verlo, ja, ja.

¿Y que me dice de sus tres compañeras de nominación: Silvia Pérez Cruz, Ruth Díaz y Anna Castillo?

Con Anna llevo muchos años trabajando y la quiero muchísimo. Hay gente que me dice: «¡Qué rollo que estéis candidatas las dos!». Pero todo lo contrario, ¡tú sabes las risas de estar las dos amigas candidatas! Silvia Pérez Cruz ha puesto muchas veces banda sonora a mi vida y la admiro. Y Ruth Díaz hace un trabajazo. Además, que tenga este reconocimiento después de tanto tiempo, me parece que es un ejemplo para que nadie tire la totalla. Compito con tres jabatas.

Mucha gente la está conociendo ahora, pero usted lleva mucho tiempo en la interpretación. ¿Se siente actriz revelación?

No había hecho cine hasta hace dos años y, de pronto, he acumulado un montón de películas, aunque es verdad que no me considero revelación porque llevo haciendo teatro y televisión desde hace muchos años. Pero he empezado a hacer cine con treinta años. Así que mitad revelación.

¿Y como recuerda aquella etapa con Buenafuente y con permiso para ser gamberra en ‘En el aire’?

Fue maravillosa. Cuando estudiaba en Málaga nos reuníamos las amigas para ver Buenafuente todas las noches. Así que cuando me llamaron, lo primero que sentí es miedo. Pero aprendí muchísimo, porque en el directo no hay oportunidad de repetir.

Con sus dotes para la comedia, ¿se ve un día presentado los Goya?

Qué va, qué va. ¡Que miedo! Con lo bien que lo hace mi Dani Rovira debería hacerlo todos los años. Yo, desde luego, no me veo.

A usted la han llegado a bautizar la Dani Rovira del cine español…

Ja, ja, que honor. Dani es una actor maravilloso y con dotes para el humor. He tenido la suerte de trabajar en películas que han funcionado muy bien. Pero sobre todo ha sido un regalo trabajar con compañeros como Carmen Machi, Karra Elejalde...

Nunca digas no

Hemos visto a una Belén Cuesta cómica, ¿cuántas más hay?

¡Uy!, las hay muy dramáticas. Cuando estudiaba en Málaga sólo hacia tragedias y dramas. Yo nunca pensaba que se me diera bien la comedia, pero me dieron la oportunidad y estoy encantada.

Ahora está con una obra de teatro y ha acabado una película. Esta entrevista no ha sido fácil cerrarla...

Hay días que me vuelvo loca para buscar un hueco para comer. Pero no me quejo. Soy feliz. Ahora estoy con teatro preparando una obra adaptada por David Serrano, ‘Los universos paralelos’, un drama cuya versión cinematográfica hizo Nicole Kidman. Me encanta ensayar porque es uno de los procesos más bonitos de la profesión.

¿Hay proyectos a los que ha tenido que decir que no por la agenda?

A veces. Y alguno reciente, lo que me da mucho coraje porque a mí me gusta hacerlo todo.

Has estado tres años con la obra ‘La llamada’ que ha rodado en cine con los responsables de ‘Paquita Salas’.

Está en pleno proceso de montaje. Se estrenará este año. Tengo ganas de verla terminada porque es el proyecto más importante de mi carrera.

¿Fue más determinante esta obra o su temporada con Buenafuente?

La televisión me dio más popularidad, pero la obra ‘La llamada’ fue un ‘boom’ y mucha gente ha venido a verme para ofrecerme después papeles. La obra de teatro me ha abierto muchas puertas.

¿Repite el papel de monja en el filme?

Claro, a tope con sor Milagros.

Por cierto, ¿estudió en un colegio de monjas?

Soy de concertado. De Los Boliches de toda la vida. Mi madre fue a Sevilla a dar a luz porque estaba allí mi abuela, pero soy bolichera.

Comenzó a estudiar teatro en Málaga, ¿como nació el gusanillo?

Cuando estaba en el colegio ya participaba en las funciones con el profesor de literatura y me cogía el tren a Málaga a una escuela de teatro. Después tuve esa conversación con los padres y fue mi hermano el que me llevó a hacer las pruebas a la ESAD, donde coincidí con Maggie Civantos. Mis padres siempre me han apoyado.

¿La veremos este año en el Festival de Málaga

No sé si ‘La llamada’ estará concluida para entonces, pero siempre que puedo me escapo. Cuando estudiaba en la ESAD, el festival era lo más divertido que nos pasaba. Y para mí no ha cambiado.