Diario Sur

El mago de Oz descubre un Torcal de fantasía

Florence Kasumba como la Malvada Bruja del Este, en una escena en Antequera.
Florence Kasumba como la Malvada Bruja del Este, en una escena en Antequera. / NBC/Cosmo
  • La serie ‘Emerald City’, que se rodó en Antequera, se estrena el viernes con una visión renovada de este relato

  • Adria Arjona y Vicent D’Onofrio protagonizan esta serie de la cadena norteamericana NBC que recurrió a la productora malagueña Fresco Film para su rodaje en España

En su origen, ‘El maravilloso mundo de Oz’ fue un libro infantil que, desde que se publicó en 1900, se convirtió en un éxito. Hollywood no dejó pasar la oportunidad y, cuando pudo ponerle colores al camino de baldosas amarillas, filmó una inolvidable película en 1939 con la angelical Judy Garland. Ahora es la pequeña pantalla la que recurre al texto original de L. Frank Baum, aunque con una puesta en escena y una concepción muy diferente. ‘Emerald City’ es el título de esta nueva versión de Oz, que conserva la fantasía y el camino amarillo –sin baldosas, esta vez–, pero lleva la trama a la acción y a una indefinida ambientación medieval que no oculta la influencia de la serie de moda de los últimos años, ‘Juego de Tronos’.

Curiosamente, la empresa malagueña Fresco Film, que se ha encargado del rodaje en España de la popular serie de HBO, también es la responsable de haber hecho realidad la ciudad Esmeralda y el mundo mágico de Oz. Y entre otras localizaciones no falta la dureza de las piedras de El Torcal de Antequera. El resultado podrá descubrirse a partir de pasado mañana, 6 de enero, con el estreno de esta primera gran serie del año en la cadena norteamericana NBC.

No habrá que esperar mucho para ver ‘Emerald City’ en España ya que la cadena Cosmopolitan ha programado los dos primeros capítulos el próximo viernes 13, una semana después de su estreno en Estados Unidos. La serie, que ha superado las dudas iniciales de la cadena NBC, se enfrenta ahora al dictamen de la audiencia, lo que será fundamental para la continuidad de una segunda temporada. «Es una ficción que merece la pena porque, ahora que ‘Juego de Tronos’ está llegando a su fin, ‘Emerald City’ puede ser la heredera de todos esos espectadores de fantasía medieval», señala el productor de Fresco Film, Peter Welter, que adelanta que la serie volvería a España en caso de prolongar la trama una nueva temporada.

La Ciudad Esmeralda aprovecha la Barcelona modernista de Gaudí y, particularmente, el Parque Güell para ambientar los dominios de ElMago, al que da vida Vicent D’Onofrio (‘Daredevil’). Allí es donde trata de llegar la heroína de esta historia una Dorothy aventurera encarnada por la portorriqueña Adria Arjona (‘True Detective’), que en su trayecto por la ruta amarilla pasa por localizaciones como el Cabo de Gata, las casas cuevas de Guadix, el castillo de Calahorra, el Alcázar de Sevilla, Carmona o El Torcal malagueño.

«Querían un escenario dramático y de impacto y por eso les propusimos la sierra de Antequera con su fondo de roca», explica el malagueño Tate Aráez, jefe de localizaciones y colaborador habitual de la empresa Fresco Film. Junto a sus hermanos Juli y Kico Aráez, este ‘scouting’ seleccionó los escenarios andaluces, que incluyó las escenas en El Torcal, donde fue necesario construir hasta una carretera en una zona poco transitada del parque natural para un rodaje que se desarrolló allí durante cinco días. «La logística que manejamos, con hasta treinta caravanas para las estrellas del reparto, fue incluso superior que la de ‘Juego de Tronos’», señala el responsable de la empresa A Film Location, que ya había trabajado en anuncios de publicidad con el director de esta serie, Tarsem Singh, autor también de los largometrajes ‘La celda’ y ‘Blancanieves (Mirror, Mirror)’.

«Es un cineasta con un estilo muy característico, que rueda rápido y que además cuida mucho la imagen, por lo que estéticamente va a ser una serie muy poderosa», adelanta Tate Aráez, que ayer se dirigía hacía Cáceres para cerrar algunos flecos del rodaje de la última temporada de ‘Juego de Tronos’. «Igual nos pasó en El Torcal, donde convertimos un terreno de cultivo en un aparcamiento para el equipo y construimos una carpa, pero cuando nos marchamos lo dejamos todo como si el camino de baldosas amarillas no hubiera pasado por allí», concluye.