Diario Sur

El cineasta Manuel Menchón, en Madrid.
El cineasta Manuel Menchón, en Madrid. / Fernando Alvarado. Efe

Menchón: «Ver una foto de Unamuno en un camello fue un cortocircuito»

  • El malagueño Manuel Menchón culmina con el estreno en cines el biopic 'La isla del viento', que ofrece una visión del escritor vasco alejada de su imagen «aburrida»

Fotos en riguroso blanco y negro, con pose de pensador, rodeado de libros, en escenarios académicos o pronunciando discursos. «El estereotipo de Unamuno es el de un señor gris y aburrido, por eso cuando lo vi montado en un camello fue un cortocircuito», confesaba ayer a SUR el cineasta malagueño Manuel Menchón desde Madrid, donde estos días le faltan horas para poder atender la promoción de su debut en la dirección, ‘La isla del viento’. Un título que se refiere a Fuerteventura, ese paraiso perdido al que fue a parar Miguel de Unamuno cuando el dictador Primo de Rivera lo condenó al destierro por sus críticas. Pero lejos de tomarlo como un castigo, el escritor lo convirtió en una experiencia, en una aventura. Eso es lo que descubrió Mechón cuando arañó sobre la superficie de aquella foto del camello y encontró en ese cortocircuito la chispa que necesitaba para un filme que el próximo viernes llega a los cines.

El filme, que fue seleccionado en la sección oficial del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, se estrenó en España durante el pasado Festival de Málaga, donde se agotaron las entradas en las dos pases que se realizaron en el teatro Cervantes.

Una recepción y unos aplausos que no olvida el malagueño Manuel Menchón, que se siente afortunado de poder estrenar esta película independiente, pese a no contar con apoyo de televisión alguna. «La crisis económica ha acabado con esa clase media de películas que hacía el cine español. Ahora se ruedan producciones muy grandes o muy pequeñas y lo nuestro ha sido una quijotada», explica el director, que el pasado 12 de octubre asistió al pase especial del filme en Salamanca coincidiendo con el 80 aniversario del enfrentamiento de Unamuno con el general Millán-Astray en plena Guerra Civil.

«Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir», le espetó el escritor y entonces rector de la Universidad de Salamanca al militar. Un pasaje que también ha sido recreado por Manuel Menchón en ‘La isla del viento’, que está producida por 6M Films, MGC, Motoneta y la compañía malagueña Mediagrama. El director se ha apoyado en su protagonista, el veterano actor y director teatral José Luis Gómez, para componer este Unamuno «humano y vitalista» que, durante su estancia en Fuerteventura, se liberó de su riguroso traje negro y adoptó las sandalias que usaban los pescadores. «Trabajamos el personaje toda una semana antes del rodaje y después José Luis (Gómez) siempre se dejaba conducir», confiesa el realizador malagueño que añade que el tiempo que ha pasado junto a su protagonista no sólo ha sido una colaboración, sino también una escuela: «Aprendí mucho».

De la historia al presente

Entre director y actor han procurado alejarse de esas fotos vetustas y crear una película con los colores y los matices del personaje. «El franquismo se lo llevó a su terreno, destacando sus opiniones políticas y religiosas frente a los matices cívicos y sociales, por eso el verdadero Unamuno es en realidad un desconocido», asegura Manuel Menchón que añade que esa visión estereotipada de la figura del escritor no es algo del pasado. «Me preocupa porque no es solo en nuestro país... lo estamos viviendo a nivel global con la popularización de ideas muy simples para después llevarnos las manos a la cabeza con los resultados electorales», considera Manuel Menchón sobre la reciente elección presidencial de Donald Trump en Estados Unidos.

«Y aunque mi película es histórica nos ayuda a comprender lo que está pasando», sostiene el realizador malagueño, que ya tiene un nuevo proyecto en la cabeza: un drama de amor entre un padre y un hijo. «Lo estoy incubando porque esto de hacer una película es una enfermedad».