Diario Sur

«No hay más maldad femenina, pero es más divertida y el cine lo aprovecha»

Rosa Belmonte, junto a Pablo Aranda y Tecla Lumbreras, ayer en el Rectorado de la UMA. :: Paula Hérvele
Rosa Belmonte, junto a Pablo Aranda y Tecla Lumbreras, ayer en el Rectorado de la UMA. :: Paula Hérvele
  • La columnista y crítica de televisión Rosa Belmonte repasa en el Aula de SUR los clichés sobre la malicia de las mujeres a través de las villanas de la pantalla

A uno de los asistentes le sorprendía como una chica tan «inteligente y divertidísima» podía pasar horas frente a la llamada 'televisión basura' para analizar después en sus columnas fenómenos de audiencia como 'Gran Hermano' o 'Sálvame'. «El público es variopinto. También se puede haber leído a Orwell y ver 'Gran Hermano'», respondió Rosa Belmonte. Ella es la prueba. La columnista y crítica de televisión de Vocento lo mismo habla de Raquel Bollo que reflexiona sobre las elecciones americanas con un lenguaje ágil, divertido y sin complejos. Ayer el «planazo» era otro: tocaba hacer un repaso por las grandes villanas del cine de terror y fantástico en una sesión del Aula de Cultura de SUR en el marco del festival Fancine. Y Belmonte demostró que también aquí es capaz de combinar los dos mundos, el de los taquillazos de la pantalla y el de esos títulos solo reservados a cinéfilos.

A lo largo de la charla 'La parada de las monstruas: De Cleopatra de 'Freaks' a Diana de 'V'', Belmonte confeccionó su particular lista de las «malas malísimas» de las producciones de género. Un repaso que le sirvió para ejemplificar una realidad: «La ciencia ficción y el terror exageran y teatralizan los estereotipos y mitos de la maldad femenina». Porque en la pantalla y en el mundo «no hay más maldad femenina que masculina, pero la femenina es mucho más divertida y eso lo aprovecha la televisión y el cine», concluyó en su encuentro en el Rectorado de la Universidad de Málaga.

Se da en la vida real (a Hillary Clinton la tachan de mujer mala; y Soralla Sáenz de Santamaría y Cospedal «parece que fueran Bette Davis y Joan Crawford»), se da en producciones de ficción muy reconocidas («Alexis Carrington siempre será más mala que Blake Carrigton en 'Dinastía'», y lo mismo sucede en 'Falcon Crest' y en 'Yo, Claudio') y se da, por supuesto, en el cine de terror y fantástico.

Su primera villana hizo retroceder al público hasta los años 20, a 'Metrópolis' de Fritz Lang, donde ya aparece el cliché de la «mala sexy» que se ha perpetuado en la pantalla. Defendió que «las mejores películas de terror» se filmaron en los años de la Gran Depresión. De esa época son el 'Drácula' de George Melford, 'Frankenstein', 'La momia' y 'Freaks', la cinta con la que Belmonte encabeza el título de su conferencia. En esta cinta, las ansias de venganza de un grupo de artistas circenses hacen pagar su maldad a la trapecista Cleopatra.

Un nuevo resurgir en los 60

Los años 60 supusieron un nuevo resurgir de este tipo de películas. De esta década, Belmonte se queda con 'La máscara del demonio', el debut en el cine de Mario Bava con Barbara Steele en el papel de malvada. Para la crítica y columnista, se trata de una película «hipnótica» que se anticipa a cintas como 'Suspense' de Jack Clayton y 'La profecía' de Richard Donner por su forma de abordar el miedo.

Reconoció que 'Planeta sangriento' es una «peli mala de sábado por la tarde», pero destacó el «inquietante personaje chupasangres» que lo protagoniza; y recordó la interesante intervención de una Joan Crawford ya mayor en el capítulo piloto de la serie 'Galería nocturna'.

Su infancia la pasó «aterrorizada» viendo en los veranos algunas de las muchas películas de terror españolas que se produjeron en los 70; desde 'Ceremonia sangrienta', con Lucía Bosé y Espartaco Santoni, hasta 'Las Vampiras' del gran Jess Franco. Ya en los 80 «vuelve el cardado y el terror» a las superproducciones americanas con series de gran presupuesto como 'V' y la lagarta Diana, «de las villanas más carismáticas del último cine o televisión». Entrado ya el siglo XXI, Belmonte agradece la «revitalización» del género a 'American Horror Story', una serie donde se «explotan las maldades femeninas» con Jessica Lange a la cabeza.

Cada título de película y de serie, Belmonte lo amenizaba con anécdotas del rodaje y con ingeniosos comentarios sobre los actores y directores que hacían sonreír al público. Contaba lo que se ve en la pantalla -fue una charla no apta para los detractores de los 'spoilers'- pero también la cara B. Como si escribiera una de sus columnas.