Diario Sur

«Hay que hacer muchos filmes de bajo presupuesto para ganarse la vida»

Brian Yuzna es el invitado de honor y forma parte del jurado de esta edición del Fancine
Brian Yuzna es el invitado de honor y forma parte del jurado de esta edición del Fancine / F. M.
  • El cineasta Brian Yuzna, creador de la saga ‘Re-animator’, pasea por Málaga como jurado del Fancine, en el que también ha impartido una clase magistral

Es su tercera vez en Málaga y Brian Yuzna encuentra tiempo entre sus obligaciones como jurado del Festival de Cine Fantástico de la Universidad de Málaga para descubrir nuevos lugares. Dice que tiene «‘a little’ constipado» tras un paseo hasta los Baños del Carmen que le pareció realmente largo. Habla un español casi perfecto –creció en Nicaragua, Puerto Rico y Panamá, y trabajó durante varios años en Barcelona– pero prefiere charlar en inglés para ofrecer «más matices» en sus respuestas.

El pasado viernes dedicó la mañana a impartir una clase magistral en el Contenedor Cultural de la UMA, en la que ofreció algunos consejos sobre una profesión a la que él llegó pasados los treinta, cuando ya tenía mujer, hijos y varios negocios. Confiesa que le encanta que le inviten a festivales: «Alguien te paga el viaje, ves una nueva ciudad, pruebas la comida, conoces a gente... Y encima hago algo que me gusta: ver películas». Ahora, a los 67, le toca ser jurado en muchos de ellos, y lo cierto es que Yuzna lo prefiere antes que sufrir los nervios del director que presenta su primer largometraje.

En las dos películas que ha visto hasta ahora, el director y productor estadounidense ha podido comprobar el nivel de Fancine. Disfrutó de ‘Tren a Busan’ y de ‘Ma Loute’, una de las favoritas, que ya venció en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, así como de la cinta en blanco y negro ‘The Eyes of my Mother’, en la sección ‘Mujer: género fantástico’. No es la primera vez que se enfrenta a un público universitario, así que tiene su discurso bastante estudiado. «No intento explicar a los jóvenes la parte creativa o la historia, sino cómo es realmente el negocio del cine, algo que a las escuelas les cuesta enseñar». También insiste en buscar alternativas dentro de la industria. «Todos los estudiantes de cine quieren ser directores», se lamenta Yuzna, y pone de ejemplo su propia trayectoria. Su primer trabajo como productor en ‘Re-animator’ de Stuart Gordon, le llevó años después a dirigir ‘Society’ y a comenzar una notable carrera en el mundo de las películas de terror. Otro consejo para los aspirantes: «Un director nunca puede predecir si una película va a funcionar o no, si va a ser buena o mala. Yo pensé que ‘Society’ iba ser un gran éxito y fue un auténtico fracaso». Ahora el público le está devolviendo parte del reconocimiento por aquella cinta de 1989. Yuzna, sincero, cree que esta segunda juventud que está viviendo ‘Society’ se puede deber a dos razones, una buena y una mala. «La buena sería que la gente joven está viendo ahora la película como una sátira con cierto contenido económico y político; la mala, que con el paso del tiempo sus debilidades sean vistas como algo propio del cine de terror de la época».

Con ‘Re-animator’ no solo inició un camino que le llevaría incluso a trabajar para Disney en ‘Cariño, he encogido a los niños’ como guionista, sino que también descubrió el potencial de llevar las historias de H. P. Lovecraft al cine. «Cuando leí a Lovecraft de pequeño, no significó mucho para mí, era difícil de leer y el protagonista siempre se desmayaba cuando llegaba el monstruo», comenta entre risas. Prefería historias que «lo contaran todo», como ‘Drácula’ de Bram Stoker. Pero años más tarde volvería a leer todas esos libros e incluso llevaría al cine títulos como ‘Desde el más allá’ y ‘La sombra sobreInnsmouth’. Esta última, bajo el título ‘Dagon’, tardaría 25 años en hacerse realidad, ya con Yuzna al frente del sello de terror Fantastic Factory –propiedad de Filmax y con sede en Barcelona–.

Sello propio

De esta aventura española, de la que disfrutó entre 2001 y 2007, conserva grandes recuerdos y amigos, entre los que se encuentran Jaume Balagueró y Paco Plaza. «Fue una bonita experiencia, siempre quise tener mi propio sello, desde que iba al videoclub y veía la sección de terror de la Hammer o las películas de Robert Corman sobre relatos de Allan Poe». Ahora vive en Los Ángeles, donde sigue trabajando con el mismo espíritu con el que comenzó. Aún habla en términos de principiante: «Si produces películas de bajo presupuesto, como yo, debes hacer muchas para ganarte la vida». Una vida que, según su opinión, ahora se complica al otro lado del charco. «Trump es demasiado peligroso incluso para una película de terror. Corren tiempos difíciles para el mundo, esto supone el surgimiento del protofascismo. Gente así no debería tener nunca el poder».

Temas