Diario Sur

Los zombis de Carlos Sisí vuelven a Málaga en la quinta parte de 'Los caminantes'

Todo comenzó hace siete años en una playa de Málaga. Una invasión zombi desde el mar que dejó el litoral sin turistas y sin paisanos. Para escapar del apocalipsis los supervivientes organizaron la resistencia en el polideportivo de Carranque, donde los vivos se hicieron fuertes frente a los muertos. A ese escenario vuelve el escritor Carlos Sisí con la quinta parte de su popular saga 'Los Caminantes', que lleva por título 'Tempus fugit' (Minotauro) y que acaba de llegar a las librerías para regocijo de la legión de seguidores y lectores de esta serie.

Tras la publicación de 'Alma' con un misterio centrado en el más allá, el autor madrileño afincado en Mijas no oculta que esta nueva entrega de sus populares zombis surge del interés y las peticiones de los lectores, para los que también ha recuperado al Padre Isidro, el eterno villano que cuenta con una gran legión de seguidores. «Es un personaje que representa esa ceguera que tiene muchas veces la gente, el exaltamiento religioso, como vemos ahora con el terrorismo islamista», explica Carlos Sisí que niega que represente el «mal», sino que es «un lobo confundido que cree estar haciendo el bien cuando está jodiendo al prójimo».

El escritor Carlos Sisí confiesa que se «divierte» revisitando a sus zombis y en esta nueva aventura ha recuperado a sus personajes más emblemáticos, además de dar respuesta a los interrogantes que planteó en la novela anterior, 'Aeternum'. Así, el argumento muestra como, tras la catástrofe de Barcelona, Juan Aranda responde a la llamada del profesor Jukkar, que le pide volver a Carranque para hallar la solución a la supervivencia.