Diario Sur

La Seminci reflexiona sobre la cultura y la historia en su segunda jornada

Una introspección sobre el uso de la cultura, de la mano de los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn en «Ciudadano ilustre», y una reflexión sobre los horrores en la II Guerra Mundial de la francesa Anne Fontaine en «Les innocentes» recibieron ayer una buena acogida en la segunda jornada de la Seminci. En la propuesta argentina, el ciudadano ilustre es un afamado escritor, Daniel Montovani, ese Nobel de Literatura que Argentina nunca tuvo, quien convencido de que ese reconocimiento significa el fin de su carrera regresa a su pueblo natal en busca de inspiración. Esa es la historia de la que los directores Gastón Duprat y Mariano Cohn se han servido para criticar la industrialización de la cultura y que ayer arrancó en su proyección a concurso en la Seminci carcajadas y reflexiones a la par.

Esta fue una de las tres películas proyectadas en la sección oficial de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), junto con 'Les innocentes', de Anne Fontaine, y 'Eshtebak', de Mohamed Diab.

Duprat y Cohn han buscado «caricaturizar» la personalidad argentina, cargada de «maldad» y presente en algunos ciudadanos de este pequeño pueblo que se atreven a cuestionar la obra y las intenciones de su afamado paisano, tal y como explicó el segundo de ellos.

«Parece un tema tabú que alguien se plantee si la cultura debe ser subvencionada o no», reflexionó al hilo Cohn, quien aseguró, al igual que el protagonista de la película, que «la cultura es lo suficientemente fuerte como para prevalecer sobre el resto de cosas».

Previamente a este 'Ciudadano ilustre', el telón del Teatro Calderón se elevó para proyectar la película coproducida entre Francia y Polonia y dirigida por Anne Fontaine, 'Les innocentes', una obra ambientada a finales de la Segunda Guerra Mundial en un convento benedictino de Varsovia, donde unas monjas de clausura sufrieron el horror de ser violadas por las tropas rusas.

La película, que se estrenará en España el próximo 23 de diciembre, no dejó indiferente a nadie, según su directora, con manifestaciones «muy conservadoras» desde la Iglesia polaca. También entró a competir por la Espiga de Oro 'Eshtebak', película coproducida entre Egipto, Francia y Emiratos Árabes Unidos y dirigida por Mohamed Diab.