Diario Sur

Sin dinero para el alquiler, pero con presupuesto para un largometraje

El actor malagueño Nacho Montes protagoniza la película ‘El último unicornio’, que se ha rodado este verano en Málaga.
El actor malagueño Nacho Montes protagoniza la película ‘El último unicornio’, que se ha rodado este verano en Málaga. / Sur
  • Un grupo de exalumnos de la UMA con pocos recursos debuta en el cine tras recaudar 30.000 euros en un crowdfunding

  • Los televisivos Nacho Montes y Blanca Parés protagonizan ‘El último unicornio’, un filme sobre la vuelta a los orígenes que se ha rodado en Marbella, Rincón y Málaga

«Tú escribe el guión, que nosotros buscamos el dinero». Eso es lo que le dijo la productora Marina Calle a su amiga y realizadora Carmen Blanco cuando se sentaron a hablar con el director de fotografía Jacobo Herrero y el montador y ayudante de realización Javier Goméz de dar el salto al largometraje. Estos exestudiantes de Comunicación Audiovisual de la UMA y socios de la productora Abismo Films ya habían arrasado con sus cortos en el Concurso Crossover del Festival de Series de Canal Plus o en el 48 Hour Film Project Málaga, por lo que querían dar un paso más. El problema era que, exiliados en Madrid a la búsqueda de un espacio en la industria del cine, llegaban difícilmente a final de mes. «A veces nos falta hasta el dinero del alquiler, pero aquí estamos con un largometraje ya rodado», afirma con una sonrisa la entusiasta productora malagueña que ha hecho realidad el sueño de ‘El último unicornio’ gracias a un crowdfunding.

Comenzaron por marcarse una meta con varios ceros pero modesta, 8.000 euros. Y la sorpresa fue que, en apenas tres días, consiguieron el dinero. Entonces, presupuestaron de nuevo la producción con algo más de recursos y pusieron la nueva línea roja en 18.000 euros. «Y lo conseguimos sin muchos problemas, aumentando incluso el presupuesto hasta los 30.000 euros con los picos que sacamos con algunos de los premios que hemos recibido y con una patrocinio privado de 10.000 euros que también se sumó al proyecto», explica Calle, que junto al resto de veinteañeros de Abismo Films y un equipo reducido de personas rodaron el pasado mes de agosto ‘El último unicornio’ en Málaga, Torre de Benagalbón, Rincón de la Victoria y Marbella.

Para este debut en la dirección, los socios de la productora han llevado a la pantalla la historia escrita por la directora gaditana Carmen Blanco sobre una chica que, después de seis años, vuelve a su tierra y se reencuentra con su mejor amigo, Rubén, el cual intenta recuperarla. «Narra una historia de amor que es más bien de amistad y desamor, pero sobre todo habla del regreso, algo con la que mucha gente joven se puede sentir identificada ya que somos una generación que nos hemos tenido que ir de casa para poder trabajar en lo que queremos», señala Marina Calle que, junto al resto del equipo de Abismo Films, tenía muy claro que el escenario que le daba sentido a esa historia era Málaga. Razón fundamental para que este verano hicieran los bártulos y regresaran a casa… pero no de vacaciones, sino para trabajar. Curioso paralelismo entre la ficción y la historia de los propios autores del filme.

El rodaje comuna

Los rostros que dan vida a los protagonistas son los televisivos Blanca Parés (‘Amar es para siempre’) y Nacho Montes (‘Vivo cantando’). «Nuestra directora se enamoró de Blanca y, aunque le presentó el proyecto cuando todavía no teníamos el ‘crowdfunding’, ella confió en nosotros», revela Marina Calle que ha trabajado en los departamentos de producción de las series ‘Cuéntame’ y ‘Carlos V’. «A Nacho Montes, que es malagueño y ha emigrado a Madrid como nosotros, lo buscamos porque nos gustaba su trabajo», señala la productora, que agradece a todo el equipo la implicación en el rodaje y el apoyo de Málaga Film Office.

Aunque los 30.000 euros de presupuesto permitieron afrontar el rodaje con garantías, las limitación presupuestaria obligó a técnicos y artistas a compartir no solo escenario de rodaje, sino también el ‘hotel’. Y es que ha sido una filmación del tipo ‘comuna’. «Rodábamos en una casa de madera de mi madre cerca de la playa, que después nos servía para descansar y dormir. Fíjate si teníamos buen ambiente que la única que tenía alojamiento era la protagonista, pero Blanca lo dejó para venirse con el resto del equipo», señala Calle que no oculta los paralelismos con la película independiente ‘Julie’, el debut de la joven Alba González de Molina que fue seleccionado a concurso en el pasado Festival de Málaga.

«Esa película y lo que consiguió Alba es un referente para nosotros», admite la productora malagueña, que también tiene la vista puesta en el certamen de su ciudad. «Hemos luchado mucho por esta película y vamos a ir a saco con ella», apostilla esta convencida apóstol de ‘El último unicornio’. En cuanto al alquiler del piso en Madrid de este mes... ya se verá.