Diario Sur

Málaga paga las entradas de cine más caras de Andalucía

  • La provincia pierde el liderato de asistencia a salas en la comunidad, pero sigue siendo la que más aporta en taquilla con una recaudación de 20,5 millones en 2015

La sala medio llena o medio vacía. Los últimos datos oficiales del cine en Málaga, que corresponden al año 2015, se prestan a que críticos y entusiastas se monten su propia película. En el lado negativo, Málaga alcanza los 3,5 millones de entradas vendidas, pero pierde su indiscutible liderato andaluz en asistencia al cine durante la última década frente a Sevilla, que la supera en 12.000 espectadores. Pero por contra, la provincia se mantiene como la de mayor recaudación de la comunidad autónoma al dejarse en taquilla 20,5 millones de euros, superando en más de 1,5 millones lo que contabilizan las salas hispalenses. Las cifras del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales (ICAA) revelan que Málaga paga las entradas más caras de Andalucía, con una media de 5,8 euros, frente a los 5,4 euros que cuesta obtener una localidad en Sevilla. La comparación de ambas provincias confirma además que, con entradas más baratas, el público se anima a llenar más las salas.

Precisamente, en los últimos años y con la crisis, los cines de la provincia de Málaga han llevado a cabo una política de reducción de precios y de promociones que han permitido recuperar público desde que en 2013 se tocara fondo con tan solo 2,9 millones de espectadores. La tendencia al alza continuó el pasado año al superar los 3,3 millones de 2014 y situarse en 3,5 millones de personas. Pero el ritmo de ese crecimiento de público se ha reducido a la mitad ya que si hace dos años alcanzó un aumento del 13,1%, en 2015 ese incremento se redujo a la mitad y se quedó en un índice más discreto: 5,9%.

Acudiendo a las taquillas de las salas malagueñas, las entradas más caras se pagan en la capital y la Costa del Sol, mientras que los habitantes del interior de la provincia pueden pagar hasta más de dos euros menos que los que acuden a salas del litoral. Paradójicamente, en la capital no solo están las localidades más cotizadas, sino también las más baratas ya que la tarifa del Rosaleda los fines de semana es de 5 euros, mientras que los días de diario se pueden ver los últimos estrenos por 4 euros.

Los cines más modernos y con mejores instalaciones son las que tienen un mayor precio por butaca, 8,60 euros, situándose a la cabeza tanto la cadena Yelmo Cineplex, con sus dos complejos en la capital (Plaza Mayor y Vialia), como el grupo Cinesa, que está implantando en Marbella (La Cañada). Tras ellos se sitúan casi todos los cines de la costa, como el cine teatro Goya de Marbella (8,5 euros), Miramar de Fuengirola (8), El Ingenio de Vélez Málaga (7,5) y Alfil de Fuengirola (7,3).

En una zona más templada se sitúan el complejo Málaga Nostrum de la capital (6,9) y los cines La Verónica de Antequera y Rincón de la Victoria (6,5). Llama la atención este último, que también pertenece a la cadena Yelmo, pero que se ha visto obligado a reducir dos euros el billete general pese a la estricta política de precios de esta cadena.

Los más baratos

Y ya entre los más asequibles de la provincia, además del mencionado Rosaleda, se encuentras los cines del interior Pixel de Coín (6) y Ronda (5,95), un precio este último que también ofrece el cine municipal de Málaga, Albéniz, que ofrece una cartelera de versión original subtitulada, cine independiente y europeo. Todos estos precios son los máximos de las salas para las entradas generales o de fin de semana, aunque todas ellas practican promociones directas durante la semana o mediante tarjetas de fidelidad para atraer a ese público que han perdido los últimos años por la crisis económica. Una clientela nada desdeñable si tenemos en cuenta que los cines malagueños alcanzaron su cota máxima en 2004 cuando registraron 5,3 millones de espectadores en sus salas.

gráfico

El discreto dato de asistencia al cine en Málaga en 2015 (3,5 millones de localidades) no solo le ha hecho perder el liderato autonómico, sino que también retrocede dos puestos a nivel nacional al verse superada por Alicante (3,8) y la mencionada capital hispalense (3,52). De hecho, el aumento de público en Málaga en 2015, que se situó en 5,9%, se encuentra muy por detrás de la media nacional, que alcanzó una cifra más positiva: 9,2%. Al frente de la asistencia al cine en el ‘ranking’ nacional vuelven a figurar las provincias de Madrid (18,7 millones de espectadores), Barcelona (14,2) y Valencia (5,9). Con sus diferencias por territorios, la constante es que la asistencia y la recaudación crece en toda España tras superar definitivamente la huida de público que se registró durante la crisis.

Temas