La Junta reserva un apartado para nuevos autores en su fondo de apoyo al cine

Aunque la anunciada Ley del Cine de Andalucía todavía está en trámite, algunos de los cambios y avances consensuados con el sector ya están presentes en la convocatoria de subvenciones a la producción de largometrajes que la Junta ha publicado esta misma semana. Y la mayor novedad es la creación de tres líneas, entre ellas, una dirigida a nuevos directores y productores que hasta ahora tenían difícil su inclusión en las ayudas andaluzas.

De hecho, las compañías malagueñas han sido de las más perjudicados en los últimos años, ya que proyectos solventes desarrollados por nuevos productores y cineastas se quedaban fuera ya que partían en desigualdad en la baremación con respecto a empresas que ya tenían experiencia. Un problema que se corrige con la nueva línea de subvenciones destinadas a autores debutantes que contarán con su propia reserva presupuestaria dentro del fondo destinado a la cinematografía y que podrán aspirar a un máximo de 250.000 euros de aportación económica por filme.

La segunda línea para largometrajes estará destinada a proyectos que fomenten el tejido audiovisual en Andalucía –compañías con trayectoria y arraigo– y podrán recibir 300.000 euros, que también es la cuantía máxima para este año. El último tipo de subvenciones se dedicará a largometrajes que promuevan de manera general la actividad cinematográfica y repartirá hasta 250.000 euros por película.