Las cinco etapas para llegar al automóvil sin conductor

A. HERRANZ MADRID.

Fue en 1991 cuando el Congreso de Estados Unidos autorizó destinar 650 millones de dólares a desarrollar «tecnología para automóviles sin conductor para operar en una carretera automatizada». Sin embargo, fue a partir de 2004 cuando realmente se empezó a alentar en el desarrollo de los vehículos autónomos. Desde entonces, y gracias a avances como láseres y sensores o la comunicación de vehículo a vehículo, son muchas las empresas implicadas en el desarrollo de estos nuevos coches. Por hacernos una idea, solo en California se calcula que hay más de 15 compañías probando vehículos autónomos.

Pero pasar de estos coches conectados a uno capaz de conducir sin intervención humana hay varias frases. Cinco en concreto. La primera es la asistencia al conductor. Es la que está ahora disponible y cada vez más presente incluso en vehículos de gama media y baja. La segunda etapa es la automatización parcial. El primer modelo fue un Tesla presentado en 2014, que cuenta con el sistema 'Autopiloto'. Algunas cifras aseguran que las tasas de accidentes para los vehículos de Tesla han disminuido un 40% desde que se instaló el piloto automático. La tercera fase es la automatización condicional y es la que debería llegar este mismo año. La cuarta se conoce como alta automatización. Google, por ejemplo, prevé que se podrá hablar de ella en 2020, mientras que Volvo y Ford lo fechan en 2021. La última etapa res la automatización completa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos