Cinco años de análisis del lenguaje en las páginas de SUR

Cinco años de análisis del lenguaje en las páginas de SUR

Su último artículo en este diario fue el pasado 5 de noviembre, tres días antes de sufrir el ictus de fatal desenlace

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Escribió su primera reseña literaria en SUR con apenas 13 años y durante el último lustro llevó su sapiencia lingüística a las páginas del periódico a través de la sección dominical ‘Hablar y vivir’. Ahí las ilustraciones de Encarni Hinojosa acompañaban los textos (ver foto superior), siempre pegados a la actualidad, donde Antonio Garrido Moraga repasaba la historia de vocablos a menudo vinculados al habla malagueña.

Justo 250 artículos entregados a la rotativa entre el 13 de mayo de 2012 y el 5 de noviembre de 2017, apenas tres días antes de sufrir el ictus de fatal desenlace. Desde aquella primavera de hace cinco años, Garrido compatibilizó en las páginas de este periódico sus críticas literarias publicadas los viernes en estas páginas con sus columnas dominicales.

Así se presentaba entonces: «No es posible pensar sin palabras. Vivimos en ellas y es la única patria verdadera, de la que no nos pueden desterrar, la tierra infinita del idioma. Merece la pena conocer detalles de su vida, de sus historias, de cómo se usan y cómo se deben usar, de las frases hechas, de las exclamaciones, de los insultos. (...) Voy a intentar, como el clásico: deleitar aprovechando».

Amenidad y rigor

Y a fe que lo conseguía con textos eruditos y amenos, marcados siempre por la pauta de la actualidad y el sentido del humor. Así Garrido empezó con clásicos malagueños –o no tanto después de sus análisis– como ‘merdellón’, ‘moscatel’, ‘chanquete’... y llegó a meterse en camisas de once varas con ‘pollón’ y ‘coño’, resueltos con humor y solvencia.

El pasado 5 de noviembre publicaba su última columna: ‘Palabras desde el exilio’, que terminaba: «Cuando hablamos del exilio lo hacemos desde la carencia, desde el dolor y la tragedia». Palabras que tras su pérdida adquieren un cariz todavía más triste.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos