Chicano pide al Obispo que «intervenga» y restituya las obras retiradas del Santo Ángel

Eugenio Chicano, en su estudio, en una imagen de archivo./Fernando González
Eugenio Chicano, en su estudio, en una imagen de archivo. / Fernando González

El artista contesta al párroco que el mural no tiene «la menor intención de transgredir la devoción» y que fue consensuado hace 50 años con los feligreses

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

«Para el culto se necesitan imágenes que inspiren devoción y no es el caso». Con este argumento justificaba ayer en SUR el párroco del Santo Ángel, José Diéguez, su decisión de ocultar una imagen de la virgen del mural que preside la iglesia y retirar el Cristo del altar, obras originales realizadas por el pintor Eugenio Chicano. El artista leyó ayer con pesar las palabras del sacerdote y por ello quiso aclarar que el mural «nunca ha tenido la intención de transgredir la devoción», sino todo lo contrario ya que fue realizado hace medio siglo en consenso con los propios feligreses y el párroco de entonces. Por ello, el creador pidió ayer la actuación de la Diócesis y la restitución de las obras a su estado original. «Apelo al obispo de Málaga y a los conservadores de la Catedral y del patrimonio religioso a que intervengan y paren esto», solicitó ayer el artista, que también es autor de otras importantes obras de arte religioso, como los frescos de la Iglesia Santa Rosa de Lima y del Salón de Tronos de la Archicofradía del Paso y la Esperanza.

‘Cristo Crucificado’. Esta obra data de 2011 y ha sido retirada del altar por el párroco.
‘Cristo Crucificado’. Esta obra data de 2011 y ha sido retirada del altar por el párroco.

Eugenio Chicano destacó que el mural que incluye la ‘Virgen de la Tralla’ –también conocida como ‘Virgen del Copo’, 1971– «lleva casi 50 años al culto y nadie ha protestado», a la vez que ofreció algunos datos al párroco actual sobre su origen. «Si se hubiera venido a pintar conmigo hace 50 años a El Bulto habría sabido que la obra nació en colaboración con el sacerdote de entonces, los feligreses que me ayudaron a crearlo y algunos intelectuales católicos como Ramón Ramos –fundador del Ateneo– o el arquitecto Antonio García Garrido», explicó ayer a SUR el pintor, que recordó como niños del barrio y vecinos lo ayudaron a recoger cantos rodados de la playa y latas y colaboraron en la realización del mural de la Iglesia del Santo Ángel.

Virgen de la Tralla’. Fechada en 1971, ha sido ocultada por otra imagen de una virgen más realista.
Virgen de la Tralla’. Fechada en 1971, ha sido ocultada por otra imagen de una virgen más realista.

En cuanto a la imagen del ‘Cristo crucificado’, que data de 2011, explicó que él mismo ofreció al anterior párroco pintar la obra y añadirla al altar siguiendo el estilo del mural original. «Aceptó entusiasmado y quince días después ya tenía el cuadro colgado en la iglesia», señaló Chicano, que muestra su pesar tras la decisión de Diéguez de retirar también este crucificado y sustituirlo por otro lienzo de estilo más realista.

Noticias relacionadas

Por el momento, el Obispado se limitó a decir el pasado viernes que, tras la «decisión del párroco» de ocultar y retirar las obras, trasladaba los hechos al departamento de Patrimonio de la Diócesis para que se pronuncie. Algo que ayer mismo también pidió el propio autor de las piezas afectadas, Eugenio Chicano, que «confía en el obispo» Jesús Catalán para la solución de esta polémica.

Apoyo de los artistas

El artista malagueño, Hijo predilecto de la ciudad, también se refirió a la denuncia realizada por el historiador del arte Jorge Cabrerizo, que criticó el pasado viernes la retirada de las piezas. «Estoy muy agradecido porque esto es muy difícil que pueda partir del propio autor», aseguró ayer Chicano que destacó que, durante toda la jornada, recibió numerosas llamadas de apoyo de «feligreses y cofrades».

No han sido los únicos que ayer mostraron su rechazo a la decisión del párroco de la Iglesia del Santo Ángel. También los artistas malagueños reaccionaron ayer al conocer esta actuación, como es el caso del pintor Enrique Brinkmann que consideró que, aunque el sacerdote «esté en su derecho», es «penoso porque el mural es un conjunto que ha permanecido así medio siglo y su estética se está rompiendo». Por su parte, el artista Francisco Peinado mostró su rechazo absoluto a la alteración de la obra original, mientras que el grabador Paco Aguilar calificó la retirada de una «profanación» y apeló a la «trayectoria consolidada» tanto de la pieza como del pintor Eugenio Chicano.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos