Chema López analiza el poder dual de las imágenes en el Museo ABC

Á. S.

madrid. El artista Chema López (Albacete, 1969) lleva hasta el Museo ABC su nueva exposición, 'La ilusión y el miedo', una reflexión sobre las interpretaciones de las imágenes, que, según el autor, tienen una dualidad: su potencial como herramientas de conocimiento y a la vez, su capacidad para el engaño. López se inspira en la mítica película 'El cebo' (1958) y en el libro 'Arte e ilusión', de Ernst Gombrich, para ilustrar «los trucos que existen para engañar al ojo humano». «Hay trucos muy conocidos y que nos recuerda que nuestra percepción puede ser manipulada», asevera López, que utiliza fotografías, fotocopias, escenas cinematográficas y periódicos antiguos para explicar el impacto de 'El cebo' en el imaginario colectivo de la España de los años cincuenta y sesenta.

La pieza central de la muestra es un dibujo expuesto en horizontal sobre una mesa de nueve metros de longitud, ordenado a modo de galeradas y formado por doce piezas que quieren asemejarse a un libro que «en realidad, no existe», relata López. También se exponen una entrada del estreno de la película en el cine Coliseum de Madrid, dos monedas de 50 pesetas del año 1957 y dos monedas de 10 céntimos de 1959, procedentes de la colección Banco Santander. Completan la exposición una instalación titulada 'Transición: ¿Por qué las mata? Te lo diré luego' y dos dípticos en los que la pintura en blanco y negro y el dibujo se ponen frente a frente.

«Chema López se ha involucrado en uno de sus más complejos y densos proyectos a escala argumental, donde el espectador deberá comparar lo que conoce y la información que maneja con fragmentos dispersos de otros relatos, en principio incompatibles entre sí, tras la esperanza de dar sentido a un recorrido hilvanado narrativamente», explica el comisario de la muestra, Óscar Alonso Molina. «En el área de interés de Chema López entran imágenes de toda naturaleza: desde las resultantes de escaneados o rayos X a las producidas mediante métodos de revelado, cuestionando los límites y la naturaleza de la imagen figurativa pictórica, preguntas que en su día puso sobre la mesa el gran referente de esta corriente artística, Gerhard Richter», sostiene Alonso Molina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos