El Cervantes cierra el curso con récord de público, pero cae la asistencia al Echegaray

R. S. MÁLAGA.

Los teatros municipales bajan el telón y toca hacer balance del año. Cervantes y Echegaray alcanzaron los 204.000 espectadores en el curso que terminó este lunes con James Rhodes al piano, la segunda mejor cifra de su historia. En el número uno sigue la temporada anterior (2015/2016), cuando ambos auditorios alcanzaron los 210.160 asistentes. El principal impulsor del dato fue el Cervantes, que logró récord de público incluso con menos funciones que un año atrás (175.101 espectadores, con una subida de 1.012). En cambio el Echegaray redujo considerablemente su ocupación (25.672 personas, 7.690 menos) y también sus sesiones (11 menos).

Detrás de estos números hay una argumentación que los justifica. La caída del público en el segundo escenario se explica por la puesta en marcha de Factoría Echegaray, el laboratorio escénico que echó a andar con siete proyectos (doce funciones cada uno de ellos) y que aún necesita tiempo para crear público y asentarse. Además, el Echegaray se centra también en propuestas infantiles de aforo reducido.

Al margen del dato, la creación de Factoría Echegaray es un logro de esta temporada para los escenarios municipales, como también lo es el salto de calidad del Festival Internacional de Jazz y del festival de verano Terral, así como el alto nivel del Festival de Teatro y el nuevo impulso dado al Ciclo de Danza. Efemérides como la celebración del 30 aniversario de la reapertura del Teatro Cervantes y acciones de recuperación de su patrimonio como la restauración en público del telón de boca de Bernardo Ferrándiz se han sumado a las obras y eventos en sala, que han superado las 500 funciones, en el límite de capacidad de programación.

El broche lo puso el Festival Terral, con Rhodes, Vicente Amigo, Dulce Pontes y Franco Battiato en cartel. Un total de 6.167 espectadores asistieron a sus ocho citas, un 60% más que en la edición de 2016 (que contó con diez conciertos más).

Fotos

Vídeos