Carmen Thyssen: «Yo quiero a España, lo he demostrado»

Carmen Thyssen: «Yo quiero a España, lo he demostrado»
Salvador Salas

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Cuando se cumple el ecuador del acuerdo de cesión gratuita de parte de su colección, la baronesa repasa la actualidad del museo que lleva su nombre en Málaga y mantiene su defensa del modelo actual con dos directores en la pinacoteca.

¿Qué papel debe jugar el Museo Carmen Thyssen ahora que la oferta museística en Málaga aparece tan poblada?

–Cada uno es diferente. Nuestros cuadros españoles del siglo XIX y XX están a un nivel... Es que es el único museo del mundo que tiene esos cuadros. No hay otro tan completo como este museo. Son cuadros de primera y explican nuestras vivencias y nuestro mundo del siglo XIX y XX. Ahí está nuestra Historia. En los cuadros se explica la Historia de lo que ocurrió. En ningún otro lugar existe de una forma tan completa.

Ya que habla de su colección, ¿sigue recibiendo ofertas para mostrarla en otros países?

–Naturalmente. Abu Dabi, Shanghái... Muchos países. Normal. Es que todos los cuadros tienen calidad y cuando hay calidad... Una vez me preguntó alguien ‘¿Qué va a ocurrir en el arte dentro de unos años?’ Y dije que lo que tiene calidad, como está demostrado, seguirá. Creo en los museos y está demostrado que las obras, que los cuadros, que todo el arte, la lectura, los libros... todo lo que tiene calidad perdura a través de los siglos. La calidad también es lo que tiene que tener la humanidad. La calidad de la persona humana. Si hay calidad, no hay problemas.

¿Se plantea abrir otro museo?

–Tengo ofertas muy importantes, pero soy muy tozuda con España. Me gusta mi país, me gusta España. Yo quiero a España, lo he demostrado. Gracias a que yo era española y no de otro país se hizo el mayor movimiento de arte que se ha hecho en la Historia. Lo hice cuando traje la colección de mi marido a España. Mil trescientos cuadros. Eso ha pasado a la Historia. Sí, está hablando con un personaje histórico (Ríe), aunque no se lo crea, ha pasado a la Historia.

Como sucedió con la colección de su marido, ¿tendrá también un final feliz la historia de su colección en España?

–Mire, le dije una vez a mi marido, ‘Thyssen-Bornemisza forever’ (Thyssen-Bornemisza para siempre). El Museo Thyssen ha pasado a la Historia y está para siempre en la Historia. Entonces... He cumplido con mi obligación, hacia mi marido y hacia España. Luego ya, vamos a ver qué pasa. Por el camino que iba, su colección se habría destruido y habríamos destruido el mercado mundial del arte. Naturalmente, los herederos no querían, porque no tenían por qué, venir a España como yo quería. Para eso tuve que renunciar a todo. A todo. Le prometí a mi marido que iba a ocuparme en todos los sentidos de que él cumpliera su sueño, que era tener su colección reunida y bien. ¿Y por qué no España? El cuento de hadas acabó bien para mi marido y para España y espero que el cuento de hadas mío también acabe bien.

¿Qué lo impide?

–Tengo herederos, tengo una cierta edad y tengo que pensar en el futuro de los herederos. Lo que no puedo hacer es como en aquel momento renuncié a todo para que la colección de mi marido viniese a España, que renuncié a todo, a todo, a todo... Lo hacía porque era más joven y sabía que soy luchadora y que podía salir adelante en el sentido de defender a mi hijo. Pero ahora hay más herederos. Él tiene hijos, yo también tengo a las niñas y hay que pensar en el futuro. No puedo pensar solamente en mí misma. Si yo fuese egoísta podría decir ‘Venga, ya está’. Pero no puedo pensar sólo en mí misma, que es lo que quisiera, que fuera todo divinamente y acabara todo bien, pero tengo que pensar en los herederos... Y vamos a ver... Bueno, no voy a hablar más (Ríe). Muchas gracias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos