Carmen Ruiz-Mingorance: «El espectador verá una obra dentro de una obra»

Carmen Ruiz-Mingorance dirige este montaje de La Bohemia./SUR
Carmen Ruiz-Mingorance dirige este montaje de La Bohemia. / SUR

Dirige el montaje de la obra de metateatro ‘El baile de los incoherentes’, este miércoles en el Teatro Echegaray

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Inspirada en los escritos y en la vida de August Strindberg, arrasada por manías y delirios –motivo fundamental del fracaso de sus tres matrimonios–, ‘El baile de los incoherentes’ es la nueva propuesta de La Bohemia Producciones, que llega este miércoles (Teatro Echegaray, 20.00 horas) de la mano de la dirección de Carmen Ruiz-Mingorance. Una propuesta original que tiene el tema del teatro en sí como punto de partida.

«El espectador se va encontrar con un espectáculo bastante curioso. Además de ser metateatro, es un espectáculo de teatro danza. En los interludios de cada pieza hay unas escenas de danza que van explicando y completando todo lo que va contando la historia. Ésa es básicamente la originalidad, que se suma a una escenografía bastante peculiar en la que se dan situaciones simultáneas en el escenario», explica la directora, una de las referentes andaluzas en el mundo del teatro.

De esta manera, describe que es una historia que por el vestuario está situada hoy en día. «Pero por el argumento, podría ocurrir en cualquier momento: hace 10 años, hace 20, o los que sean», asegura. No en vano, la temática, centrada en un conflicto marital originado por el nacimiento de una hija no es nada «extraño», aunque en este caso ambos protagonistas se dediquen a este mundo. Son los problemas de los padres, de la niña y de todas las personas que conviven cerca de esa familia. «Esta sería la historia central», matiza Carmen Ruiz-Mingorance. «Es un relato muy actual. Pero lo curioso es que dentro de la obra, se representa otra obra del mismo autor. Alrededor de ese montaje gira todo lo demás. Hay una representación teatral dentro de la representación teatral con los personajes cambiados. Por eso tiene una estructura bastante peculiar, y si a eso se le suma el desenlace...».

«El concepto de metateatro es sencillo; es teatro dentro del teatro. El espectador va a ver una obra y está en la convención de que va ver una obra normal. Y dentro de ella, los personajes están hablando de teatro y representan otra obra», explica. «De hecho, hay un momento determinado en el que uno de los actores forma parte del público, para ver la obra que están representando su mujer y su amante. Estamos viendo dos historias: una es la de estos personajes, creada por Gonzalo Campos Suárez, y  la otra es la que escribió Strindberg en 1888 y que sí se centra más en pensar sobre los géneros, la envidia, la homosexualidad… Es muy complejo de explicar, pero luego se va viendo y se va entendiendo», añade la actriz y directora, que en este montaje no se subirá a las tablas. «La puesta en escena está pensada, precisamente, para que se den escenas simultáneas, en dos tiempos, y en dos espacios diferentes», avanza.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos