Crítica de teatro

CANTO A LA TOLERANCIA

ÓSCAR ROMERO

Es de agradecer que podamos disfrutar de copias, más o menos fidedignas, de grandes musicales que han triunfado en el mundo, con las versiones que se realizan en España y que muestran, casi siempre, un sello de calidad a la altura de los originales; pero también es cierto que muchos de esos famosos y rentables musicales adolecen de inconsistentes temáticas, aunque derrochen calidad técnica y artística, a igual nivel que en Nueva York o Londres. La 'Priscilla reina del desierto' ofrecida en el Teatro Cervantes, dentro la programación del 35 Festival de Teatro, entra en esos parámetros y no han causado merma en su calidad las sustituciones en el elenco, con respecto a su estreno en Madrid. La puesta en escena es espléndida en cuanto a ambientación visual y a los intérpretes. Con una diversidad musical entre la original y la incorporación de famosos cantables que dieron a conocer cantantes, también famosos, desde Madonnna a Elvis Presley y como 'leitmotiv': 'Lloviendo hombres' y 'Sobreviviré'. Eso es lo que hace la compañía de drag queens que atraviesa el desierto de Australia en un autobús rosa llamado Priscilla, para encontrar al hijo de uno de sus miembros. Un placer para la vista y el oído y una invitación a la tolerancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos