El Canela Party más internacional y electrónico

El Canela Party más internacional y electrónico
CANELA PARTY
Málaga en Verano

Las bandas canadienses Metz y Holy Fuck fueron la sensación de la undécima edición del festival

FERNANDO MORGADOMálaga

Era el año de la electrónica en el cartel y de las series en los disfraces. El Canela Party siempre busca sorprender a sus fieles con los artistas que eligen para lo que ya se conoce como el gran ‘pitote’ del verano malagueño. Si cada año la fiesta culmina con una dosis de música electrónica, esta vez la ración parecía ser extra: los gaditanos Perlita, los canadienses Holy Fuck y el pinchadiscos guatemalteco Meneo cerraron el festival, que había comenzado de una forma más ‘punk’ con Wild Animals, Biznaga y Metz, también venidos desde Toronto.

Pero en realidad, y como ya es tradición, el día grande del festival comenzó mucho antes en los alrededores de la sala París 15. Los que ya han vivido más de un Canela saben que gran parte de su encanto está en coger sitio frente a la puerta para disfrutar del desfile de disfraces y de algunas ‘performances’ espectaculares. La más esperada desde hace varias ediciones es la de un grupo de amigos, ya conocidos como los ‘negros rutilantes’, que se supera cada año. En esta ocasión aparecieron por la calle La Orotava imitando un funeral en Nueva Orleans al que no le faltaba detalle: coche de caballos con el difunto y su viuda, músicos de jazz, familiares muy afectados y un chamán que consiguió resucitar al fallecido.

También se pudo asistir en primera fila y sin pagar entrada al esperado combate entre Conor McGregor y Floyd Mayweather, aunque sin duda el tema más recurrente para los disfraces fueron las series. La secta de ‘The Leftovers’, el protagonista de ‘El joven papa’ o las mujeres de ‘El cuento de la criada’ (ganadoras de uno de los premios) fueron algunos de los que más sorprendieron. Una vez comenzó la música, los disfraces fueron perdiendo elegancia, especialmente los de aquellos que se agolparon en las primeras filas, ya que los ‘pogos’ se sucedieron desde que Wild Animals tocaron la primera nota. A los madrileños los sucedieron Biznaga, que en su nombre dejan ver sus raíces malagueñas pero no la agresividad de su música, ‘punk’ en español de primera calidad. El cierre con ‘Mediocridad y confort’ fue apoteósico.

De Málaga a Toronto gracias a Metz, un trío que ya estuvo en el ‘pitote’ de 2013 y que es todo un referente para los organizadores del Canela. Anoche demostraron de sobra por qué son uno de los nombres más respetados del mítico sello estadounidense Sub Pop. Los gaditanos Perlita, disfrazados de geishas, recogieron el testigo y calmaron a los asistentes después de tanto guitarrazo. El sonido de los hermanos Perles ha cautivado a la crítica y ayer también a los malagueños, que disfrutaron de las canciones de su debut, ‘Cangrejo Yeti’. Holy Fuck, también canadienses, eran quizá los más esperados y fueron los que mejor se lo pasaron sobre las tablas. Tal vez en sus más de diez años de carrera nunca se habían encontrado con un público tan entregado. La guinda la puso el dj Meneo con su curiosa mezcla de cumbia y electrónica, que hizo bailar a los que aún tenían fuerzas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos