Camila Läckberg dice que las cazas de brujas son ahora en la red

J. OLIVA BARCELONA.

La escritora sueca Camilla Läckberg, célebre por su serie ambientada en Fjällbacka, que acaba de publicar en España la última entrega de la saga, 'La bruja' (Maeva), considera que «la caza de brujas de hoy en día se lleva a cabo a través de internet». El libro, que se ha puesto a la venta simultáneamente en España y Latinoamérica, es la décima entrega de la saga 'Los crímenes de Fjällbacka', que ya ha superado los 20 millones de ejemplares vendidos en más de cincuenta países.

La historia comienza con la desaparición de una niña de cuatro años de una granja en las afueras de Fjällbacka, donde 30 años antes se había perdido el rastro de otra niña, Stella. Entonces, dos adolescentes fueron acusadas y declaradas culpables de su secuestro y asesinato, pero evitaron ir a la cárcel. En una entrevista a Efe, Läckberg afirma que en 'La bruja', como ya es habitual, mezcla dos historias diferentes, «una presente y otra histórica, y eso sucedió mientras investigaba las cazas de brujas durante el siglo XVII en Suecia».

A la autora le impactó lo poco que ha cambiado la sociedad «en lo relativo a la mentalidad colectiva y a cómo se estructura. «No pude evitar hacer una comparación entre cómo se trata a las mujeres en la sociedad en la que vivimos hoy y en la sociedad de aquel entonces, anterior a la emancipación de la mujer. La caza de brujas, pero en el siglo XXI, centra esta nueva novela», admite la escritora sueca.

Aunque ya no se quema a las mujeres en las plazas, «esa caza de brujas de hoy en día se lleva a cabo a través de internet: la sociedad siempre ha encontrado formas de controlar a las mujeres, tratando de forzarnos a encajar en estereotipos e ideales estrechos».

Durante el período de documentación previo a la escritura, Läckberg descubrió que «la caza de brujas en Suecia fue particularmente cruel en las cercanías de Fjällbacka, y la razón es que esa parte del país había estado recientemente bajo dominio danés y todavía se aplicaban sus leyes».

«La caza de brujas, pero en el siglo XXI, centra esta nueva novela», admite la escritora sueca, pues aunque ya no se quema a las mujeres en las plazas, «esa caza de brujas de hoy en día se lleva a cabo a través de internet: la sociedad siempre ha encontrado formas de controlar a las mujeres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos