Los cadáveres exquisitos de Wu Ming

Los cadáveres exquisitos de Wu Ming

'El ejército de los Sonámbulos' es el último título en español del enigmático colectivo de narradores italianos

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

No es un secreto que tras el nombre de Wu Ming se escuda un combativo y enigmático colectivo italiano de narradores-agitadores, unos guerrilleros de la literatura que publican con éxito desde hace años y bajo distintos alias. Confeccionan sus textos un poco como los cadáveres exquisitos de los surrealistas, aquellos artefactos literarios o plásticos de factura 'frankensteiniana' que tanto gustaron a Lorca, Dalí, Buñuel y compañía en la Residencia de Estudiantes. Se iniciaban con una frase o dibujo que se ocultaba para que sucesivos autores los continuaran a ciegas hasta su conclusión.

Sin ocultaciones, 'mutatis mutandis', pero con una fórmula similar de literatura colaborativa, se habría escrito 'El Ejército de los Sonámbulos' (Anagrama), la última entrega en español de los 'sin nombre' o 'ánómimo', dos significados posibles de las voces chinas 'wu ming', que también podría significar 'cinco nombres' en función de cómo se pronuncie la primera sílaba. Es un ingenioso pastiche de novela histórica y folletín de aventuras ambientado en la Revolución Francesa y, según algunos críticos, «un brillante ejercicio de erudición; reflexión sobre el poder, la violencia y las sacudidas de la historia».

Seis años han necesitado los 'sin nombre' para concluir su libro «más ambicioso» y que cierra de algún modo un ciclo abierto en 1994. Entonces una decena de narradores italianos se reunió bajo el 'paraguas' de Luther Blisset, apropiándose del nombre de un desconocido, pésimo y oscuro delantero jamaicano del Milan. Entre todos escribieron 'Q', una ficción de 700 páginas que mezcló historia y el espíritu revolucionario de la Reforma. Fue todo un bombazo y casi se llevan el premio Strega, el más prestigioso de Italia, del que fueron finalistas por «revolucionar el género», según el diario 'La Repubblica'. Publicada por Einaudi, traducida a más de 15 idiomas, vendió medio millón de ejemplares. Fue el emblema de la 'nueva épica italiana' y aún despacha unas 10.000 copias al año. Es una suerte de biblia para el movimiento antiglobalización y será pronto una serie de televisión.

En 2000 cinco miembros de Luther Blisset crearon Wu Ming Foundation y ampliaron un proyecto poliédrico «de agitación cultural y política» que ahora incluye a un grupo musical y un blog, además de la fundación. Pero la creación literaria es el motor de de su actividad y en 2003 publicaron '54', la novela más compleja del colectivo, a la que siguieron 'New Thing, 'Manituana', 'Altai' y ahora 'El Ejército de los Sonámbulos'. Han firmado colecciones de relatos, «objetos narrativos no identificados» ('Asce di guerra', 'Timira', 'Point Lenana') y escribieron con el cineasta Guido Chiesa el guión de 'Radio Alice (Lavorare con lentezza)', película ambientada en la sublevación estudiantil que paralizó Bolonia en 1977.

Torbellino caníbal

Varios miembros de esta congregación narrativa han publicado obras de manera individual. Como colectivo tienen nombre, pero no quieren tener cara. Convencidos de que «cuando el escritor se convierte en un rostro se inicia un torbellino caníbal», se han impuesto un decálogo que cumplen a rajatabla: prohibidas las fotografías y el vídeo, las apariciones en televisión y las relaciones con partidos políticos. Promocionan sus libros, sí, pero cada miembro se presenta con un número, aunque sus identidades reales se conozcan: Roberto Bui (Wu Ming 1), Giovanni Cattabriga (2), Luca di Meo (3, que dejó el grupo en 2008 acusando a sus colegas de mercantilizarse) Federico Guglemi (4) y Riccardo Pedrini (5). Este último también ha dejado Wu Ming.

La «revolución» es un tema recurrente para ellos y la tensiones afloran a la hora de escribir sus novelas a varias manos y cerebros. Mantienen su relación laboral-creativa desde hace casi dos décadas. Se reúnen a diario para debatir y escribir, pero no se divierten juntos. No salen de copas ni van al cine, ni se tratan fuera de las horas de trabajo conjunto. «No somos colectivo de vida», destacan.

«Transparentes con los lectores, opacos con los medios», es otro de sus paradójicos lemas. Y es que saben que esta actitud alimenta un halo de misterio que engrosa las ventas de sus libros. Una fórmula que explotó otra narradora italiana que quiso ocultarse y triunfó bajo el nombre de Elena Ferrante hasta que la prensa italiana destripó el invento al desvelarse que tras Ferrante estaba la traductora Anita Raja.

Reconocen los miembros de Wu Ming que su escudo onomástico «es una ventaja promocional» pero se ven obligados a justificar su decisión de publicar con gigantes editoriales como parte de una estrategia par estar en la pomada desde un posición excéntrica. Exigen a sus editoriales que un año después de la puesta a la venta de sus obras estas sean de acceso gratuito en Internet y desde su pagina (www.wumingfoundation.com) se pueden descargar sin coste. Dicen, con todo, que siguen participando de movimiento alternativos como el 'okupa'.

Terror revolucionario

'El Ejército de los Sonámbulos' transcurre en el periodo del terror de la Revolución Francesa. Por sus páginas aparecen Robespierre, Marat y el rey Luis XVI a punto de ser guillotinado en el convulso año de 1793. La narración avanza al ritmo de las confrontaciones por las calles de París, una ciudad que bulle entre el entusiasmo revolucionario y las conspiraciones de los monárquicos. Un escenario extremo en el que se mezclan violencia, poder, feminismo, fantasía e hipnosis.

En medio del caos, juegos de poder, ambiciones políticas, sueños de libertad y violentas pesadillas se mueven personajes como Orphée d'Amblanc, peculiar médico y padre de la hipnosis moderna; Marie Nozière, que lucha por sacar adelante a su hijo y sueña con una vida nueva con igualdad entre sexos; Leonida Modonesi, actor y admirador de Goldoni que llega a París en pos de su ya anciano ídolo y acabará actuando entre el teatro y la vida real.

En ese cargado ambiente crecen los rumores sobre inexplicables casos de sonambulismo, de víctimas de un extraño mal que les aniquila conciencias y voluntades. D'Amblanc investigará qué hay de cierto en la sospecha de que los contrarrevolucionarios monárquicos pueden estar creando un ejército de sonámbulos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos