Buen clásico para refrescar el verano

ÓSCAR ROMERO CRÍTICA DE TEATRO

La Compañía Pata Teatro convoca de nuevo este verano a los amantes de los clásicos universales para disfrutar de las joyas de la literatura dramática. Si el pasado verano nos deleitaron con 'Mucho ruido y pocas nueces' de William Shakespeare, en esta temporada estival han estrenado la deliciosa comedia de enredo de Francisco de Rojas Zorrilla 'Donde no hay agravios, no hay celos'. Con adaptación y dirección de Macarena Pérez Bravo y Josemi Rodríguez, la compañía ha construido esta deliciosa comedia en el Patio del Colegio de Prácticas 1, sito en la Plaza de la Constitución, junto al Ateneo y la Sociedad de Amigos del País, lugar que reemplaza al de los últimos años, por obras en el habitual de la escuela calle Gaona. Es el nuevo un espacio menos amplio, pero no resta calidad a un divertido montaje que conserva rodo el encanto de la obra de Francisco de Rojas Zorrilla, a pesar de la supresión de personajes, porque mantiene el brío de una acción trepidante, amplificada por cinco soberbias interpretaciones en verso, perfectamente construido y pleno de matices y maestría en el decir.

Todos los personajes están magistralmente construidos y tanto Josemi Rodríguez como Macarena Pérez Bravo logran dos grandes creaciones en la pareja de 'graciosos', así como Carlos Cuadro y Andrés Suárez en dos convincentes y belicosos galanes y a Rocío Rubio, plena de fuerza y belleza. Un mes por delante para gozar de una amena noche de verano disfrutando de un buen espectáculo de teatro clásico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos