Bravo Team, el Time Crisis de la Realidad Virtual

Imagen promocional de 'Bravo Team'./SUR
Imagen promocional de 'Bravo Team'. / SUR

Los creadores de 'Rush of Blood' vuelven a PlayStation VR con un shooter arcade

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

A finales de los noventa los salones recreativos se llenaron de una de las máquinas arcade que más monedas ha recaudado. ‘Time Crisis’ era el título de un juego en el que nos poníamos en la piel de unos policías que, pistola en mano, tenían que ir avanzando por una serie de pantallas. ¿La razón de su éxito? Su adictiva propuesta que permitía a los jugadores disparar con mandos que simulaban armas reales. Su buena acogida hizo que aparecieran más secuelas en el mercado y más juegos del estilo, como el conocido ‘House of the Dead’. 'Time Crisis' no era el primero en aparecer, pero sí logro marcar un referente. Referente que ahora lleva a la realidad virtual de PlayStation VR la desarrolladora Supermassive Games ('Rush of Blood' y 'The Inpatient') con su juego ‘Bravo Team’.

Quienes hayan tenido contacto con la realidad virtual actual (PSVR, HTC Vive u Oculus Rift) sabrán que su principal reclamo es la inmersión que los usuarios sienten al ponerse las gafas. La mente desconecta del mundo real y se traslada a un entorno virtual donde todo es posible. Aprovechando esa ventaja, ‘Bravo Team’ nos pone en la piel de un soldado de las Fuerzas Especiales que junto a su compañero, tendrá que abrirse paso por una serie de lugares ambientados en Europa del Este. Ha habido un golpe de estado y han secuestrado a la presidenta del país delante nuestro, por lo que nuestro objetivo será ir avanzando por calles asediadas de enmigos hasta dar con ella. Un argumento clásico de cine de acción que aquí nos lleva al papel del protagonista en lugar de al del espectador. Hasta el punto de que el juego dura lo mismo que un film, poco más de dos horas.

La acción se divide siempre entre dos jugadores.
La acción se divide siempre entre dos jugadores. / SUR

A lo largo de los siete escenarios que componen el juego, que van desde un puente derruido hasta el interior de un edificio, pasando por azoteas y tejados, los jugadores se tendrán que ir enfrentando a oleadas de enemigos. La variedad de estos no es mucha, aunque son funcionales: soldados con fusiles de asalto, enemigos con armadura, francotiradores y expertos en artes marciales. Eso sí, la IA funciona y jugando en nivel medio habrá momentos en los que logren rodearnos si no hemos estado pendientes de todos los flancos.

A diferencia del ‘Time Crisis’, donde el jugador avanzaba de forma automática de posición en posición, en ‘Bravo Team’ se ha incluido un componente táctico. De esta forma, tendremos a nuestra disposición diferentes puntos que podremos seleccionar para desplazarnos a ellos durante el combate. Gracias a esto, si jugamos de forma cooperativa con un amigo, podemos separarnos y cubrir diferentes zonas, mientras que si lo hacemos con un compañero controlado por la IA, le podremos dar nosotros mismos las órdenes.

El Aim Controller hace que el juego se disfrute mucho más.
El Aim Controller hace que el juego se disfrute mucho más. / SUR

Pero en el fondo, ‘Bravo Team’ no deja de ser un juego arcade, que basa su premisa en avanzar y eliminar, recargando munición y cambiando de arma gracias a las cajas que encontramos por el camino. Teniendo esto presente, el juego cumple, aunque uno de sus aspectos más criticados es el movimiento entre puntos. Mientras que en ‘Time Crisis’ al estar viendo una pantalla no pasaba nada si al moverse de zona se veía a los personajes, en ‘Bravo Team’ este aspecto rompe toda la inmersión. Cada vez que seleccionemos un punto al que dirigirnos, la imagen pasará de primera persona a tercera y veremos al soldado moverse, para volver a ponerse en primera cuando llegue al objetivo. Este aspecto, que se podía haber solucionado manteniendo siempre la perspectiva de la vista del soldado, es una de las mayores lacras del juego. Otra es la inexistente banda sonora que reduce el ritmo de juego, y la tercera, es la no inclusión de un modo enfrentamiento entre jugadores. Una vez que se ha terminado el juego, solo queda volverlo a jugar en modo competitivo (puntuación), ya que no ofrece más opciones.

Dejando a un lado los puntos negativos, hay que reconocer que una de sus mayores bazas es el uso del periférico Aim Controller. La sensación de tener un arma real en las manos es impresionante y en el juego se comporta realmente bien. Podemos controlar el tipo de tiro, sentir la vibración de cada disparo y apuntar mediante la mira. Un aspecto que hace que ‘Bravo Team’ gane muchos enteros. Por ello, para los amantes de los clásicos arcade, es una gran propuesta, con fallos, sí, pero muy entretenida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos