Los bienes de Sijena son «inseparables» del monasterio, según la Justicia

La Audiencia de Huesca recuerda a la Generalitat que las piezas son parte del cenobio, declarado monumento histórico-artístico desde 1933

J. LUIS ALVAREZ

Madrid. Las 44 piezas depositadas en el Museo de Lérida, que formaban parte del monasterio de la localidad oscense de Sijena «son inseparables» del conjunto, declarado monumento histórico artístico en 1933. Así se desprende del fallo de la Audiencia de Huesca, que avala la sentencia de 2015 del Juzgado de Primera Instancia, que obliga a devolver los bienes al Gobierno de Aragón.

Los magistrados consideran que la venta de 97 piezas artísticas a la Generalitat de Cataluña por a las monjas sanjuanistas -materializada entre 1983 y 1992- no fue correcta. Esto se debe a que las piezas «forman parte de un conjunto indivisible que, precisamente como tal conjunto, tiene categoría de bien de interés cultural». «La adecuada protección del patrimonio cultural no es compatible con la desintegración de un conjunto monumental», destacan los jueces.

La peregrinación de las 97 piezas de Sinena comenzó a principios de los años 70, cuando las monjas dejaron el monasterio de Huesca para mudarse a la localidad barcelonesa Valldoreix. Desde allí se vendieron los objetos artísticos al museo de Lérida y al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

Tras años de litigio y la sentencia de 2015, la Generalitat devolvió al Gobierno de Aragón 51 de las piezas. Ahora, la Audiencia de Huesca avala aquel fallo y obliga a la Generalitat a devolver las 44 piezas restantes, a las que habría que sumar dos que se han perdido. Entre las joyas que están en Lérida hay tres cajas sepulcrales o el trono de Doña Blanca.

Desde el MNAC, que compró la colección , se anunció ayer que estudian presentar recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

El abogado del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena, Jorge Español, considera que el fallo judicial ha sido «contundente» y que el Gobierno catalán «debe comportarse civilizadamente y, con mucha caballerosidad, reconocer que ha perdido el pleito» y entregar los bienes, que están en el Museo de Lérida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos