'The Beatles vs The Rolling…', la rivalidad que no existió, en La Térmica

Algunas imágenes de la muestra. /Fernando González
Algunas imágenes de la muestra. / Fernando González

La exposición inédita de fotografías se presenta en el espacio de la Diputación con el objetivo de incidir en la buena relación entre las dos bandas a través de los fotógrafos Terry O'Neill y Gered Mankowitz

IVÁN GELIBTER

Ringo, John, Paul y George sonríen a la salida de un ensayo en el patio de los estudios de Abbey Road. No estaban recogiendo un premio; ni siquiera estaban en el cénit de uno de sus conciertos. Simplemente se relajaban para continuar con la tarea cuando Terry O´Neill les sacó una fotografía que a la postre sería uno de sus retratos más míticos.

Esta y otras historias son las que se cuentan en las fotografías de ‘The Beatles vs. The Rolling Stones’, una exposición inédita que se estrena en La Térmica, y que además de ser testigo de algunas anécdotas de las dos bandas, pretende desmitificar la falsa rivalidad entre ambos grupos. Según la comisaria de la exposición, Cristina Carrillo de Albornoz, la década de los 60 –momento del surgimiento de ambas bandas– eran «tiempos buenos» para la rebeldía, cuando ‘do your own thing’ se convirtió en una expresión común formulando que uno podía hacer lo que quisiera, sin ningún sentimiento de culpa.

«En este contexto la música, en especial el pop y sobre todo el rock’n’roll y con ellos la juventud, se alzaron no solo como las fuerzas catalizadoras, sino como símbolos de la revolución socio cultural contra el ‘statu quo’», sostuvo esta tarde durante la presentación previa. En este proceso la ciudad de Londres se convertía en la capital mundial de la contra-cultura y el poder juvenil. «Fueron los fantásticos y optimistas años del ‘swinging London’, una expresión que hacía hincapié en lo que estaba más de moda, en lo nuevo y moderno; significaba un insólito modo de vida que floreció en un Londres en plena efervescencia cultural durante la década de los 60», ha añadido.

Los fotógrafos
Los fotógrafos / Fernando González

A su juicio, fue un tiempo en el que ser joven era un pasaporte al éxito y donde surgieron también Mary Quant y la minifalda, las primeras supermodelos como Jean Shrimpton o Twiggy, y donde «geniales» grupos de música tocaban en los muchos clubs del Soho, y cuando el pop estallaba como nueva forma de arte. «Todo estaba cambiando; era la época en que los jóvenes se convertían en protagonistas y en que el East Side de Londres invadía el West, más conservador», apunta.

Los dos fotógrafos protagonistas de la muestra, Terry O´Neill y Gered Mankowitz, estarán presentes durante la inauguración oficial de este viernes, en la que realizarán una introducción a la exposición y darán la bienvenida al público. Ambos fueron los principales encargados de inmortalizar a ambas bandas desde el principio, y pese a coincidir en muchos de sus análisis, ninguno se atreve a afirmar cuál es el origen de una rivalidad que, en eso sí estuvieron de acuerdo, no era tal. «Cuando era joven entré a trabajar en un periódico y le dije a mi director que quería hacer fotos de grupos de música», ha relatado O’Neill durante la rueda de prensa. «Fue la primera vez que se agotó un periódico por llevar en una portada a una banda, en este caso a The Beatles», afirma.

Mankowitz –más centrado en los Rolling–, ha explicado por su parte que una de las cosas más interesantes de la exposición era la relación positiva que se creaba entre ambas bandas. «Supongo que parte de este enfrentamiento lo creó la prensa», sostuvo; un extremo que no convence del todo a su compañero. «Eso, y también algunas fans», respondió Terry O’Neill.

Según el relato de la comisaria, los integrantes de ambos grupos se conocieron en abril de 1963. Por entonces The Beatles estaban ya en la cima con singles como ‘From Me To You’, ‘She Loves You’ o ‘I Want To Hold Your Hand’, mientras que The Rolling Stones estaban aún comenzando. Tras su aparición en el programa Thank Your Lucky Stars, los miembros de The Beatles fueron a ver cantar a Mick Jagger en el pub Richmond. Esta fue la primera muestra de apoyo y no fue la primera vez que fueron a este local donde por entonces actuaban los Rolling, «lo que demuestra que la rivalidad era ficticia y creada para aumentar las ventas y la pasión entre los fans», señaló.

Documentales

En la misma sala de la exposición se proyectarán diariamente fragmentos de dos documentales. Un ode ellos será ‘Eight days a Week’ un trabajo del oscarizado director Ron Howard que recoge los primeros años de la carrera de The Beatles desde sus comienzos en el pub The Cavern de Liverpool hasta la actuación que hicieron en 1966 en San Francisco. Asimismo, también se podrán ver fragmentos de ‘Charlie is my Darling: Ireland 1965’ de Mick Gochanour, un trabajo restaurado en 2012 sobre The Rolling Stones, y cuya cinta al completo se estrenará por primera vez en España en La Térmica el día 2 de marzo.

Fotos

Vídeos