Las obras para adaptar el teatro Alameda al proyecto de Banderas comenzarán en un año

El Teatro Alameda mantendrá la programación de sus actuales gestores durante la próxima temporada./F. Silva
El Teatro Alameda mantendrá la programación de sus actuales gestores durante la próxima temporada. / F. Silva

Los actuales gestores de la sala mantendrán la programación prevista durante 2018 y luego se cerrará para la reforma

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El proyecto teatral de Antonio Banderas en el Alameda comienza a despegar, aunque su puesta en escena no será inmediata. La reforma del espacio para albergar las nuevas instalaciones empezará, como muy pronto, a finales del año que viene, según pudo confirmar SUR de fuentes cercanas a la iniciativa. Los actuales gestores de la sala cumplirán los compromisos ya adquiridos con anterioridad a la apertura de las conversaciones con el actor y director y mantendrán la programación prevista durante lo que resta de 2017 y buena parte del año próximo, tras lo que se cerrará para las obras.

Noticias relacionadas

Ambas partes han acordado una fórmula de cesión y explotación del espacio, por un periodo de unos 20 años. Previamente, habrá que acometer los trabajos para las nuevas instalaciones que la estrella ha diseñado, entre las que habrá dos salas de teatro: una, con capacidad para más de 500 espectadores, de teatro comercial; y otra más pequeña, de fórmula alternativa, para apoyar a las compañías malagueñas y de menor formato. También se ha previsto un aula de formación, un plató de rodaje y de televisión e instalaciones de hostelería, según las fuentes consultadas por SUR.

Un impulso crucial para el desarrollo del Soho

A. J. L./ J. S. 

Málaga. «Era un deseo que muchos estábamos esperando, pese a que se malogró su propuesta del Astoria, ha seguido y ha demostrado que es un hombre de compromiso y de palabra y que esta apostando por esta ciudad de una manera que le ennoblece. Que se haga cargo del Teatro Alameda es un sueño para la ciudad». Habla el director del CAC Málaga, Fernando Francés, sobre la llegada de Antonio Banderas al Soho.

«El CAC es su frontera de poniente y el Teatro Alameda será la frontera de levante. Y entre los dos vamos a liarla gordísima», avanza el director del centro de arte sobre las posibilidades que abre el desembarco de Banderas en el ensache de Muelle Heredia. Porque Francés augura «sinergias que van a ser impresionantes en una zona que va a ser aún más sinónimo de modernidad y prosperidad e imán profesionales de la cultura».

Francisco Carrasquilla, de Filatelia Carrasquilla, uno de los empresarios con más antigüedad en el Soho, entiende que el simple nombre de Banderas atraerá gente al barrio: «Es un pelotazo, eso es lo que de verdad necesitamos». En la misma línea opina Manuel Criado, propietario de The Place, tienda situada justo enfrente del teatro Alameda. «Es una gran alegría y una verdadera oportunidad para todos», asegura.

La rehabilitación –en la que también se remozará toda la fachada y el hall de entrada– tendrá un plazo aproximado de doce meses, por lo que la nueva programación, a cargo ya de Banderas, se espera para finales de 2019. De acuerdo a los pocos detalles que han trascendido, serán unas instalaciones de la máxima calidad técnica y de efectos escenográficos, para acoger todo tipo de representaciones; lo que requerirá una inversión multimillonaria, a cargo de la estrella malagueña. De momento, las cifras que se manejan no han trascendido.

Referente internacional

La buena disposición de la familia Sánchez Ramade, propietarios del teatro Alameda, ha sido una pieza clave para que el proyecto cultural de Antonio Banderas comience su andadura. Carlos Sánchez Ramade, cotitular junto a su hermano Jesús de la Sala, quiere que todo el protagonismo de la iniciativa lo asuma el actor y director malagueño. Ayer, en declaraciones a SUR, se limitó a afirmar que este va a ser «un impulso al mundo del teatro a nivel internacional, un proyecto muy puntero para Málaga y para el entorno del Soho». El empresario se mostró «muy ilusionado con poder ser partícipes». El hall de acceso era ayer por la mañana un hervidero de cámaras y fotógrafos, para captar imágenes y tratar de obtener algo más de información sobre la iniciativa cultural de la estrella malagueña. También de espectadores, que no evitaban preguntar por la noticia adelantada el jueves por SUR.

En cambio, no quiso dar detalles sobre la estructura del plan: «No nos corresponde a nosotros dar la información, sino a Antonio, que es el que tiene la palabra porque es su proyecto, el protagonismo es de él y lo explicará cuando crea conveniente». La empresa tiene un compromiso de confidencialidad. Sí puso de manifiesto que Banderas tiene «una ilusión bárbara y es un gran amante del teatro». Los actuales propietarios seguirán vinculados a este en la nueva etapa.

Habrá que esperar al menos hasta finales de 2019 para asistir a la nueva programación

Tras rechazar de forma tajante emplear ningún suelo público para su proyecto cultural en la capital malagueña, motivado por el fiasco político del cine Astoria, Banderas y su entorno han estado negociando durante dos meses con la familia Sánchez Ramade para dar forma a la iniciativa, que finalmente se confirmó esta semana, y que se instalará en el único espacio escénico privado que existe en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos