Ballena entra en la primera división del indie

El trío malagueño ha lanzado ya el primer single de su álbum debut, 'Navarone'. / David Vilavedra

Se unieron «por diversión» y grabaron porque «les apetecía». El resultado es 'Navarone', un disco en el que colaboran miembros de Neuman y Lori Meyers La nueva banda formada por músicos experimentados de Fila India, Modo Bélica y Negroazulado ficha por Subterfuge

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Cuando menos lo buscas, lo encuentras. Los tres rondan los cuarenta, llevan casi dos décadas militando en diferentes bandas de la ciudad. Son músicos, pero además padres de familia y profesionales de áreas muy lejanas al escenario. Pero hace uno año decidieron unirse «por diversión» y grabar un disco porque les «apetecía», como quien se coge «unas vacaciones». Y llega entonces Subterfuge, la discográfica independiente más potente del país, y les ficha. «Es como si nos hubiera tocado la lotería», explica Miguel Rueda, ex miembro de Fila India, consciente de su ascenso a la primera división del indie. Junto a él, Juande Jiménez (Negroazulado) y Alejandro Hidalgo (Notes to Myself y Modo Bélica) forman Ballena, el grupo llamado a ser la revelación de la temporada. 'Navarone', el debut en el largo de los malagueños, saldrá a la venta el 3 de noviembre, pero su música ya suena en Radio3 y en plataformas digitales.

«No buscábamos esto», dice una y otra vez Rueda a lo largo de la conversación. Ni lo sospechaban. Él siempre estuvo en un segundo plano de Fila India, era el bajista, ni cantaba ni componía. Ahora se ha «tirado a la piscina» con letras propias a las que él mismo pone voz. Y parece que gustan. Por eso no extraña que hable del proyecto con tanta pasión. Tiene 40 años y cuatro hijos, es decir, es un tipo con bagaje; pero no puede evitar emocionarse al recordar su trabajo como «hormiguita» hasta dar este paso al frente. Pero lo deja claro: «Ballena es un conjunto, no hay un 'frontman'».

EN DETALLE

uLa banda
Ballena está formada por los malagueños Alejandro Hidalgo, Juande Jiménez y Miguel Rueda.
uEl single
'Aerobic Cristal' es el primer lanzamiento del grupo, que ya está disponible en Spotify , Apple Music/iTunes, Deezer y YouTube.
uEl disco
'Navarone', el debut en largo de Ballena, saldrá a la venta el 3 de noviembre de la mano del sello Subterfuge.

Como una cooperativa

La experiencia les ha demostrado que los egos son los que mandan «al garete» a los grupos. Así que Ballena funciona como una cooperativa: «Todos pagamos todo y todo se reparte entre todos». De hecho, aunque la música sea de uno y la letra de otro, en Autores figuran al 33% cada uno. «Es algo sano porque te libra de movidas de que tenga que sonar este u otro tema para cobrar más. Las decisiones se toman por lo artístico», argumenta.

En Ballena -nombre que eligieron por su sonoridad, sin más- confluyen tres músicos de gustos musicales totalmente diferentes, tanto que a veces se sorprenden de estar juntos en una misma banda. Como resultado de la mezcla, los tres se «retroalimentan» y el disco «suena a muchas cosas y a ninguna a la vez». Por eso, Miguel Rueda advierte: no se queden con el single que ya se ha lanzado del álbum, 'Aerobic cristal', «si piensan que todo el disco es así se llevarán una sorpresa». Es un trabajo que viene del puro disfrute y por eso se toman libertades como hacer un tema con raíces de bossa nova, otro de pop británico de toda la vida, alguno más de corte americano, pop español...

Colaboraciones

Lo han grabado los tres, tocando más de un instrumento por persona en algunos casos, pero con colaboraciones de lujo. Paco Román, líder de Neuman, se incorpora a un tema «en el que pegaba una guitarra suya». También liaron a Alejandro Méndez, guitarra de Lori Meyers. Él toca las seis cuerdas en la canción con aires de bossa, un género que no le resulta extraño a Alejandro, que tiene junto a su padre un grupo paralelo en el que hacen temas brasileños. «Los dos están justificados», dice Miguel Rueda. En los directos, además, les acompañarán Alfonso López al bajo y Sixto Jiménez a los teclados y coros.

Cantan a temas personales, al amor, a las amistades, la familia y también a los niños. Temas cotidianos que se mezclan con alguno que otro inventado -una «bizarrada»- que roza la ciencia ficción. Al ser la primera vez que escribía, Rueda lo ha hecho sin filtros. Eso y el hecho de que para todos es un comienzo de cero ayuda a que el grupo, pese a los años a la espalda de sus músicos, suene fresco.

Son realistas, pocas bandas viven de la música. Lo saben y su meta no es hacer dinero con esto. «No es lo importante, si lo fuera nos dedicaríamos a poner un bar de copas en Torremolinos». Si están aquí es por pura «necesidad». Y eso solo lo cura el directo.

Fotos

Vídeos