BAJO EL CIELO PÚRPURA

SANDRA PEDRAJA

Eran las once de la noche del 2012 cuando Nik West recibió una llamada de teléfono en su apartamento de Phoenix, al otro lado estaba Prince preguntándole si le apetecía pasar por Paisley Park a tocar unos temas. Tras la incredulidad inicial, Nik no pudo negarse a lo que suponía el mayor reto de su vida como artista. Cinco años más tarde, la artista que cambió la guitarra por el bajo por culpa del tema 'Wanna be startin' somethin' de Michael Jackson, lanza un single que no puede ocultar la influencia del genio de Minneapolis, tanto en el título, 'Purple Unicorn', como en el sonido. Es cierto que Nik cumplía con todos los requisitos para acompañar a Prince: es bella, sexy, estilosa, poderosamente funky y conoce el ritmo que mueve el mundo. Marcus Miller, Lenny Kravitz o John Mayer también se han percatado de la calidad musical de esta mujer y han contado con ella.

Esta norteamericana de veintiocho años es una clara aspirante a formar parte de la lista de las mejores mujeres bajistas, donde aparecen muchas de mis favoritas: Esperanza Spalding, Kim Deal (Pixies y Breeders), Suzi Quatro, Kim Gordon (Sonic Youth), Gail Ann Dorey (David Bowie), Meshell Ndegeocello, Rhonda Smith, D'arcy Wretsky (Smashing Pumpkins), etc. West proviene de una familia de artistas, compone, tiene buena voz, una impactante presencia en el escenario, ha sido viral con el cover de 'Back in black' de AC/DC y lleva un par de discos editados que se mueven en la línea del soul, funk y R&B.

Esta carta de presentación hace que esté impaciente por escuchar y ver en escena a Nik West, acompañada por su banda, mañana domingo en La Catarina, lugar elegido por los dueños del Sonora Beach para celebrar el primer concierto de su recién inaugurado chiringuito, esencial en la escena de la música en directo de la Costa del Sol, al cual hemos echado mucho de menos este verano. Espero y deseo que Nik no suponga solo una manera de sanar las cicatrices por la pérdida de Prince, al estilo del Kintsugi japonés.

Fotos

Vídeos