El alcalde mantendrá la gestión privada del CAC Málaga, pese a decidir el pleno la municipalización

El alcalde de Málaga junto a la fotógrafa holandesa Danielle van Zadelhoff (a su izquierda).
El alcalde de Málaga junto a la fotógrafa holandesa Danielle van Zadelhoff (a su izquierda). / Paula Hérvele

De la Torre considera «una reflexión» la moción aprobada el jueves para que el centro de arte pase a control de la agencia de museos

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga) seguirá teniendo una gestión privada, pese a que el pleno del Ayuntamiento celebrado el jueves aprobase una moción para que la entidad pasase a control municipal. Lo confirmaba en la mañana de ayer el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, justo en el CAC Málaga, durante la presentación de la muestra de la fotógrafa holandesa Danielle van Zadelhoff.

El centro reúne los (auto)retratos de Danielle van Zadelhoff

La actualidad relacionada con el modelo de gestión del CAC Málaga dejó ayer en un segundo plano la presentación de la nueva propuesta del centro de arte: una exposición de la autora holandesa Danielle van Zadelhoff. Se trata de una selección de 55 fotografías presentadas por Fernando Francés, director del CAC y comisario del proyecto, como una especie de (auto)retratos de la propia autora. «Danielle van Zadelhoff tiene una actitud ante el modelo verdaderamente singular. Hace una suerte de autorretrato, de tratar de representarse a sí misma con unas fotografías con otros modelos», esgrimía Francés sobre la muestra que podrá visitarse en el CAC Málaga hasta el 5 de octubre.

De este modo, ‘Retratos del alma’ ofrece en el centro malagueño una poderosa influencia iconográfica de la pintura flamenca, del claroscuro Barroco y de ciertas composiciones renacentistas. «Esa estética es muy familiar para mí. Vivo en un edificio del siglo XVII que era del alcalde en una pequeña localidad y esta luz me resulta muy familiar», glosaba ayer la autora, que «suaviza» ese bagaje en fotografías planteadas como grandes lienzos.

«Estamos muy satisfechos del modelo actual porque entendemos que es un modelo que ha funcionado muy bien», sostenía De la Torre antes de destacar «la cantidad y la calidad de las exposiciones» celebradas en el centro de arte. «Es un modelo que ha funcionado y nosotros seguiremos con ese modelo. Hemos de procurar tener el máximo diálogo con los demás grupos, en particular con los votantes de la opción que se aprobó ayer. Entiendo y es un tema que está estudiado y conocido, que las mociones no tienen un carácter ejecutivo, tienen un carácter de reflexión, pero el equipo de gobierno tienen la responsabilidad de hacer las cosas lo mejor posible para Málaga», argumentaba el regidor a preguntas de SUR.

De este modo, apenas 24 horas después, la moción para municipalizar el CAC Málaga quedaba en papel mojado por boca del alcalde. La iniciativa la presentaba al pleno el grupo municipal socialista y encontraba una sorpresiva aprobación en virtud del voto del concejal de Ciudadanos, Gonzalo Sichar, que rompía la disciplina de su partido para alinearse con el planteamiento del resto de grupos de la oposición municipal (PSOE, Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente y el edil no adscrito Juanjo Espinosa). Sobre las posibles consecuencias que la división interna de Ciudadanos pueda tener en el pacto de gobernabilidad en el Ayuntamiento, De la Torre se mostraba cauto: «Es un tema que hablaremos, pero parece que fue un tema personal del señor Sichar».

A la hora de justificar su decisión, De la Torre echó mano del manual de competencias municipales: «Saben todos los grupos el carácter no vinculante (de las mociones). Es una opinión dada, una reflexión dada, con lo cual dentro del ‘fair play’ hablaremos desde la convicción de que este modelo ha funcionado muy bien y funciona muy y queremos que siga funcionando como modelo. No entro en el quién, pero que siga funcionando porque da resultado».

Porque, tal y como aludía De la Torre, esa capacidad ejecutiva le corresponde a la Junta de Gobierno Local, ya que las mociones del pleno sólo son vinculantes en asuntos como las ordenanzas municipales, los presupuestos y la ordenación urbanística. «Hablaremos (...) desde la convicción de que este modelo funciona muy bien. No nos planteamos un cambio de modelo. Dicho esto con todo el respeto a quienes se han manifestado de una forma distinto», remachaba De la Torre.

Preguntado por la moción aprobaba el jueves para que el CAC Málaga pasase a control de la agencia municipal que gestiona las filiales del Pompidou y del Museo Ruso, así como la Casa Natal de Picasso, el actual director del centro, Fernando Francés, se limitó a responder: «Soy un técnico. Nos dedicamos a tratar de hacer el centro de arte contemporáneo del mayor nivel que sabemos y podemos».

«Hemos trabajado con los mejores artistas del mundo y los más influyentes, muchas veces por primera vez en España», defendía Francés antes de recordar la treintena de exposiciones de «artistas de proximidad» programadas por el centro de arte.

«No entro en valorar las decisiones políticas», zanjaba el actual director del centro, que acto seguido reiteraba su disposición a volver a presentarse para gestionar el CAC Málaga. «Si el Ayuntamiento convoca un nuevo concurso (…) nos presentaremos», avanzaba Francés para concluir que el actual equipo tiene «mucho más bagaje y experiencia y recursos técnicos y profesionales que la mayoría de la competencia europea» para gestionar el centro de arte de titularidad municipal.

Críticas de la oposición

Al conocer los planes del alcalde, los grupos que el día anterior sacaban adelante la moción para municipalizar la gestión del CAC mostraron su contrariedad de diversas formas. El socialista Daniel Pérez, que presentó la iniciativa al pleno, lamentaba que la decisión del regidor «demuestra el agotamiento político del alcalde». Y añadía: «Una decisión como esta ilustra cómo De la Torre gobierna en minoría y de espaldas al pleno».

La oposición critica el «poco respecto a la democracia» que supone la medida

El concejal de IU-Málaga para la gente, Eduardo Zorrilla, denunciaba el «poco respeto a la democracia» que en su opinión representaba el anuncio del alcalde. «Me parece sobre todo un ejercicio de cinismo, teniendo en cuenta que en el mismo pleno presentaron una moción por la que exigían a la Junta de Andalucía el cumplimiento de los acuerdos plenarios que eran de competencia del gobierno andaluz», sostenía Zorrilla, que remachaba: «Puede que una moción del pleno municipal no tenga fuerza ejecutiva, pero tiene un gran valor político, porque emana de la mayor expresión de la representación de los votos de todos los malagueños».

Francés considera que el equipo actual supera a «la mayoría de la competencia europea»

Por su parte, Espinosa ofrecía: «No deja de sorprender la decisión del alcalde, pero en esta ocasión además ha batido el récord en saltarse un acuerdo del pleno municipal».

Fotos

Vídeos