‘Arrayán’ ya tiene heredera

Canal Sur vuelve a recurrir a Málaga para la grabación de su nueva serie, la comedia ‘Eramos pocos’

El director Carlos Murante (segundo por la izquierda, de pie) da instrucciones a los actores en el decorado de la residencia de la serie ‘Éramos pocos’ / SUR
Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Estuvo casi doce años en antena. Un culebrón difícil de definir por las decenas de historias que nos contó, pero que tenía un escenario reconocible: Málaga. La provincia no solo prestó sus decorados, sino que fue la gran factoría de ficción de Canal Sur con ‘Arrayán’ (2001-2013). La crisis acabó con aquella longeva serie, aunque una nueva producción malagueña reivindica ahora esa herencia. Se trata de la compañía Uncía, que se plantó ante la cadena autonómica con una idea tan sencilla como atractiva: una comedia de situación sobre una residencia de ancianos venida a menos que, para salir del bache, acepta alquilar sus habitaciones a estudiantes y universitarios. Y el resultado está en pantalla desde este verano con ‘Éramos pocos’ que ayer mismo emitió en ‘prime time’ su último episodio: ‘El hermanísimo y la enfermera’.

‘Eramos pocos’ narra la historia de una residencia de ancianos que acepta universitarios para superar la crisis

«Era el momento de hacer una apuesta por la producción propia y nada mejor que recurrir a Málaga donde la ficción siempre ha sido su seña de identidad con ‘Arrayán’ o ‘SOS estudiantes’», señala el cineasta Carlos Murante, que recibió el encargo de convertir en realidad esa residencia de ancianos enloquecida con la llegada de jóvenes inquilinos. Un «reto» que Murante solventó acudiendo a algunos actores de la ‘casa’, como los veteranos Miguel Guardiola (al que hemos visto recientemente en la tragicomedia de Pablo Berger ‘Abracadabra’), Isabel Ávila (‘Arrayán’ y ‘Aída’), María José Parra (‘El camino de los ingleses’ y ‘La que se avecina’) o Kiu López (‘Cuéntame como pasó’ y ‘Hospital central’). Rostros indispensables del teatro malagueño y con numerosas apariciones episódicas en series nacionales, que aquí llevan el peso de una narración que explota la contrastada vis cómica del elenco.

El realizador dirige a Adrián Vereda, que da vida a un joven con debilidad por la fiesta. / SUR

Ellos encarnan a los ‘viejos’ de la residencia, mientras que Murante recurrió a nuevos nombres de nuestra escena, como Adrián Vereda (también instalado en ‘Allí abajo’), Alejandro Vergara, Aida Sánchez y Abril Montilla. «Nunca había trabajado con actores tan jóvenes y, la verdad, pese a que no tienen la experiencia de los veteranos, estoy muy contento con su profesionalidad, su fuerza e ilusión», explica el director que además destaca el curioso caso de Montilla. «La conocí en una función de teatro de una asociación y, pese a que tiene solo 16 años, quise hacerle una prueba que superó», señala Carlos Murante que, tras seleccionarla y darle el papel de Nuria, supo que Abril tiene como segundo apellido Parra y es la hija de otra de sus actrices en la serie: María José Parra. «La presencia de las dos, ha sido muy especial en el rodaje», apostilla.

Grabación en 360 grados

Con la complicidad del guión de J. J. Blanes, el director agradece la libertad y la confianza de Uncía Producciones para llevar a cabo esta primera temporada de ‘Éramos pocos’, que se ha grabado en los estudios de la compañía en Mollina, donde en los últimos años también se han filmado largometrajes internacionales, como ‘Un día perfecto’ (2015), de Fernando León de Aranoa, y nacionales, como ‘El Intercambio’ (2017), de Ignacio Nacho. «Uno de los protagonistas es la propia residencia y la gran ventaja es que no hemos tenido un escenario tradicional, sino todo un decorado que podíamos grabar en 360 grados», señala Murante que, tras la conclusión de los trece episodios de la primera temporada, espera renovar en la parrilla de Canal Sur para 2018.

El cineasta Carlos Murante dirige un elenco de actores locales en el que figuran Miguel Guardiola, Isabel Ávila, María José Parra, Kiu López y Adrián Vereda

«Comenzaron a programarse los lunes, pero nos pasaron a los domingos y Canal Sur ha apostado fuerte al emitir los capítulos a las 21,30 horas, en ‘prime time’», se felicita el director, que asegura que esta historia de los conflictos que surgen entre los ancianos y estudiantes tiene episodios para rato. Comenzando por el personaje de Don Floro –Kiu López–, tercera generación que regenta la residencia y que en cuestiones de dinero no le escapa una. Y menos un billete.

Isabel Ávila da vida a Francisca, la cocinera de la residencia.

El homónimo a Don Floro en esta producción es el productor Curro Díaz, que confía en la continuidad de un producto rentable que demuestra que el talento y la denominación de origen es más acertada que rellenar parrilla con productos enlatados de otras latitudes. «Era necesario reabrir este nicho antes que comprar series en el extranjero», señala el responsable de Uncía que ya sabe por donde irán los tiros y las tramas futuras de la serie. Aunque se las guarda para que las veamos en pantalla.

Fotos

Vídeos