LA ARQUITECTURA DEL PRESENTE

SORA SANS

Recuerdo una clase del primer año en la Escuela de Arquitectura de Granada. No recuerdo ni la cara ni el nombre de aquel profesor pero la pregunta que nos hizo a todos se me quedó grabada. ¿Por qué quieres ser arquitecta? Entre mis motivos no estaba ni de lejos la respuesta que nos dio a todos al final del sondeo: el único motivo verdadero para querer ser arquitecto es no querer joderle la vida a la gente. Tal cual. Esto ocurrió mucho antes de que explotara la burbuja, claro está, y a diferencia de aquella esfera inconsistente a la que todos dimos bola, el sentido de sus palabras, sí que permanece hoy en día. La mano del arquitecto debe ser invisible, las puertas y ventanas, las escaleras y pomos, los pasillos y estancias deben fluir sin más, sin que supongan un obstáculo. La casa como extensión de nuestro propio cuerpo. Un buen arquitecto consigue ese efecto y no es nada fácil construir muros invisibles para quien habita un hogar, como tampoco lo es pensar y diseñar la nueva arquitectura, la del presente, la arquitectura de la información con la que nos topamos cada día al navegar por miles de webs y aplicaciones. Realmente nos enfadamos cuando algo no funciona bien, no está donde debería estar o no va lo suficientemente rápido. Y es porque aún hay pocas plataformas que otorguen al diseño de interacción y a la experiencia de usuario el valor que tienen. No existen escuelas de Arquitectura Digital, apenas hay buenos cursos de usabilidad y resulta muy difícil encontrar verdaderos maestros de este arte tan complejo, novedoso y delicado: el arte de no joderle la vida a los usuarios, el arte de la usabilidad, la arquitectura del presente. No podemos olvidar que ya hace décadas que estamos construyendo todo un mundo digital y la educación debe ir de la mano con estas necesidades tan importantes que abarcan tantos momentos de nuestro día a día. Los arquitectos del presente no solo saben diseñar, saben hacerse invisibles para que no existan muros entre la interfaz y esa maravillosa experiencia que todos los usuarios buscamos vivir. Espero que algún día se repita aquella pregunta en alguna Escuela: ¿Por qué quieres ser Arquitecto Digital?

Fotos

Vídeos