Ardales, cuna mundial del arte rupestre

Arqueólogos trabajando en la Cueva de Ardales. /F. T.
Arqueólogos trabajando en la Cueva de Ardales. / F. T.

Un equipo de científicos fecha pinturas de la cueva 20.000 años antes de la llegada de nuestra especie

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La Cueva Prehistórica de Ardales sigue llena de misterios, pero cada vez son menos los que escapan al conocimiento de la comunidad científica. El yacimiento, durante siglos olvidado y que fue redescubierto por los primeros investigadores hace ya casi un siglo, ha sido el escenario de un nuevo estudio internacional cuyos resultados acaban de ser publicados hoy en la prestigiosa revista Science. Según las dataciones basadas en la moderna técnica a base de Uranio-Torio, las pinturas rupestres que se encuentran en la cueva se hicieron 20.000 años antes del momento en el que los historiadores han considerado tradicionalmente como el inicio del arte prehistórico. Ardales se ha convertido, junto con las cuevas de Maltravieso (Cáceres) y La Pasiega (Puente Viesgo, Cantabria) –que también han sido escenario de este innovador estudio–, en el primer lienzo de la humanidad.

Investigadores de varios países han concluido en estas cuevas que el arte más antiguo de Europa no es obra del ‘Homo sapiens’ sino de los neandertales.

La investigación, que se ha dividido en varias fases y ha contado con la participación de académicos e instituciones de cinco países, se ha centrado en el método Uranio-Torio (conocido en la comunidad científica como ‘U/Th dating’). Este procedimiento, según explica a SUR el responsable de patrimonio de Ardales y de la cueva, Pedro Cantalejo, “permite datar las costras y formaciones calcíticas que se encuentran en contacto directo con las representaciones rupestres”.

Este sistema permite obtener fechas absolutas de las costras de calcita asociadas a figuras de estilo paleolítico, especialmente las que no han sido realizadas con materias orgánicas. “Se superan así las limitaciones del carbono 14 AMS y la problemática relativa a la conservación”, explica Cantalejo, ya que durante este proceso no se necesita extraer ninguna parte de la materia colorante de la figura. Además, “evita las posibles contaminaciones de la muestra, en tanto que la serie del Uranio fecha procesos geológicos y no se contaminan durante la recogida o posterior manejo en laboratorio”, apunta el arqueólogo, que ha formado parte de la investigación.

Investigadores de varios países concluyen que el arte más antiguo de Europa no es obra del ‘Homo sapiens’ sino de los neandertales

Gracias al ‘U/Th dating’, los investigadores pueden afirmar, tal y como se expresa en el extenso artículo publicado en Science, que las pinturas rupestres de Ardales, Maltravieso y La Pasiega son las más antiguas del mundo. “Se puede certificar que origen del arte se debe retrotraer a hace al menos 65.000 años”, apunta Cantalejo. Las dataciones obtenidas muestran que un signo lineal (escaliforme) rojo de la cueva La Pasiega fue realizado hace al menos 64.800 años, que una mano negativa roja de la cueva de Maltravieso se trazó hace al menos 66.700 años y que una formación de espeleotemas de la cueva de Ardales fue decorada con concentraciones de color rojo alargadas o pseudo-elipsoidales hace al menos 65.500 años.

Estos resultados aportan nuevos enfoques al debate científico sobre el origen del arte rupestre en el mundo, una conversación alimentada en los últimos años por los últimos hallazgos. Tradicionalmente, las capacidades artísticas venían siendo atribuidas únicamente a las primeras poblaciones de humanos modernos que llegaron a Europa. A pesar de ello, “en los últimos años se han producido varios descubrimientos que venían a proponer que los grupos humanos anteriores, como los neandertales, que se pintaban el cuerpo de rojo y realizaban pequeños signos (principalmente líneas), tanto pintadas como grabadas, sobre huesos y piedras”, matiza el arqueólogo.

En el caso de la Cueva de Ardales –situada en el extremo sur occidental de Europa considerado el territorio donde se acantonaron los últimos neandertales–, la investigación cronológica apoya los resultados que se están obteniendo en las excavaciones arqueológicas que realiza el equipo internacional desde 2011. Esta conclusión demuestra “el gran potencial de los yacimientos malagueños”, según Cantalejo, para quien también es una forma de validar la eficiencia de las nuevas tecnologías aplicadas a los métodos de estudio arqueológicos. La Cueva de Ardales cuenta con más de mil dibujos prehistóricos que se realizaron durante el Paleolítico. Fueron estudiados, catalogados y publicados en 2006. Desde entonces, han sido estos nuevos mecanismos los que han permitido fijar fechas seguras y que no dejan lugar a dudas con respecto a su inaudita antigüedad.

Los resultados del estudio que recoge la revista Science han sido presentados esta mañana en la Universidad de Cádiz, ente coordinador de los trabajos en España. Al acto, rodeado de expectación por la relevancia de los resultados, han acudido el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cádiz, José Ramos; el director del Neanderthal Museum de Alemania, Gerd-Christian Weniger, en compañía del rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, del consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, y la alcaldesa de Ardales, María del Mar González.

De la financiación del proyecto se han encargado la Natural Environment Research Council (Gran Bretaña), la National Geographic Society (Estados Unidos), el Max Planck Society (Alemania) y la Royal Society Wolfson Research Merit Award (Gran Bretaña). Desde el ayuntamiento de Ardales se ha apoyado con las tareas de campo.

El director del Neanderthal Museum –una de las entidades impulsoras de la investigación, en lo académico y en lo económico–, el doctor Gerd-Christian Weniger, se siente orgulloso de que los resultados lleguen a la revista Science. “Es el final de un proceso de muchos años; sabemos que esto hará que cambie el modo en el que estudiamos la historia”. Weniger considera que este hallazgo “pone fin” a una discusión científica que lleva en boca de los expertos “más de 25 años”: “Podemos decir categóricamente que los neandertales también creaban arte rupestre y que están equiparados en lo cultural con sus sucesores”, comenta a SUR a la vuelta de la presentación celebrada en Cádiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos