Arco cierra de nuevo las puertas a las galerías malagueñas

Una de las piezas que pueden verse en Arco. /AFP
Una de las piezas que pueden verse en Arco. / AFP

Las tres salas de la provincia vuelven a ser rechazadas en la principal cita del país dedicada al arte contemporáneo

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

«No tiene mucho sentido que nos admitan en MACO, que está en la estratosfera del mercado del arte, y no aquí. Parece que nos da vergüenza de lo patrio. Nos parece que primar lo que se hace fuera es ‘cool’, pero una feria no se hace internacional de esa manera, sino cuando las obras son de calidad. Nunca he dicho que seamos la mejor galería del país, ni mucho menos, pero entre nuestros artistas hay autores que acaban de ganar el Premio BMW, el Premio Focus y el Premio DKV, por ejemplo. Es triste que no te den la oportunidad de demostrar lo que puedes hacer». Habla Juan Pablo Yusto, cofundador de la pujante galería de Marbella Yusto/Giner, sobre una situación que vive desde hace ya tres años: pegar a las puertas de la principal feria del país dedicada al arte contemporáneo y encontrarlas siempre cerradas.

Yusto/Giner comparte el trago con las otras dos galerías malagueñas dedicadas al arte actual: Isabel Hurley y JM. Las tres llevan tres años presentando sus propuestas para participar en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (Arco), que ayer inauguraba su edición número 37, y en todos los casos el comité de selección ha desechado sus candidaturas. Si a ese trienio se une que para la edición de 2014, en plena crisis económica, decidieron no optar a la feria madrileña, las galerías malagueñas llevan cuatro años fuera del mayor evento del país dedicado a la creación visual contemporánea.

Yusto/Giner ha participado en ferias internacionales como MACO (México), START (Inglaterra, organizada por la influyente Galería Saatchi de Londres) y Art Copenhagen, también en citas nacionales como Estampa, Art Santander y Drawing Room, que estos días se celebra en Círculo de Bellas Artes de Madrid. La Galería Isabel Hurley ha acudido a Volta, Pulse (Nueva York) y Hot Art Basel (Suiza), además de a Swab (Barcelona), Madrid Foto y la propia Arco en su edición de 2013. Y Galería JM ha mostrado sus propuestas en Art Dubai (2010), Art Hot Basel (2008) y hasta en tres ocasiones en Arco (2008, 2010 y 2012).

«Desde Arco nos dicen que no aportamos mercado. Estamos en un lugar con un mercado muy reducido y para salir fuera hay que mantener la presencia durante varios años para que te conozcan y resulta un esfuerzo económico muy grande», reflexiona Isabel Hurley, que ahora otea en el horizonte «otro tipo de ferias» en el ámbito europeo que les resultan interesantes. «La temporada 2016 fue buena, la de 2017 no fue igual pero hubo ventas y este año también se abren posibilidades muy interesantes. Hay vida más allá de Arco. De momento la feria tiene unos criterios de selección en los que no entramos, pues hay que empezar a moverse», reivindica la galerista malagueña.

«El comité de selección de Arco penaliza mucho a las galerías que no acuden a ferias y sobre todo que no tienen un contexto favorable de mercado y son conscientes de que aquí apenas existe este mercado. Las que acuden a otras ferias internacionales llegan por una solvencia económica a través del mercado asentado en su contexto cercano que aquí es raquítico, por eso creo que esto va a ser muy difícil de corregir sin ayudas públicas», comparte Javier Marín, director de la Galería JM, que añade: «En Arco hay galerías, sobre extranjeras, con un nivel muy justito».

Primar lo foráneo

Esa predisposición de la feria madrileña por las salas foráneas (lo son de nuevo más de la mitad en la edición que ayer comenzaba) también la plantean Yusto y Hurley. «La feria prima a las galerías internacionales, incluso con diversos incentivos. En la sección ‘Opening’, por ejemplo, hasta el año pasado sólo podían acceder galerías de fuera», recuerda Hurley.

«Por la calidad y por el rigor de sus propuestas, al menos cinco galerías andaluzas más deberían estar presentes en Arco y en entre ellas, sin duda, las tres malagueñas», defiende el director del CAC Málaga, Fernando Francés. «Existe un ‘lobby’ de galerías incluidas en el comité de selección que decide las que están presentes en la feria o no. A eso hay que añadir que desde hace unos años Arco prima la presencia de galerías extranjeras frente a las nacionales. No es justo ni lógico ni equilibrado que una comunidad como Andalucía sólo tenga dos galerías presentes en Arco (Alarcón Criado y Rafael Ortiz, ambas de Sevilla)» .

Con este panorama, los artistas malagueños acuden a Arco con salas de otros lugares: Javier Calleja (Rafael Pérez Hernando), Rogelio López Cuenca (Juana de Aizpuru y Pedro Oliveira), Carlos Aires (ADN), Simón Zabell (Alarcón Criado y Álvaro Alcázar), Nono Bandera (Espacio Mínimo), Leonor Serrano Rivas (Marta Cervera y Arcade), Cristóbal Ortega (Miguel Marcos), Regina de Miguel y Karmelo Bermejo (Maisterravalbuena) y Alfonso Albacete (Marlborough).

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos