Anabel Alonso: «Echo de menos hacer buen cine»

Anabel Alonso ejerce de maestra de ceremonias en ‘Disney in concert’. /Paula Hérvele
Anabel Alonso ejerce de maestra de ceremonias en ‘Disney in concert’. / Paula Hérvele

«Soy más de brujas que de princesas, son las que organizan el cotarro», asegura la actriz, que se reencuentra con el público familiar gracias a ‘Disney in concert’

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Se confiesa más de brujas que de princesas. «Son las que organizan el cotarro». Y no esperan, como las protagonistas clásicas, a que un príncipe azul lo solucione todo. Ella tampoco. Anabel Alonso se rodea de ese universo de fantasía en ‘Disney in concert’, el espectáculo en el que debutó el pasado domingo en Starlite Marbella como maestra de ceremonias. Volverá a Málaga por Reyes, del 5 al 7 de enero en el Teatro Cervantes. Hasta entonces, la seguirán viendo en la pequeña pantalla, en ‘Amar es para siempre’. La grande se le resiste, pero no está dispuesta a hacer cine por el simple hecho de hacerlo: echa de menos el «buen cine».

¿Cuál es su princesa Disney?

–Yo es que soy un poco de los clásicos, me quedo con las que yo veía de pequeña, con Cenicienta, con Alicia, Blancanieves... Aladdin, Mulán y todos esos me pillan ya un poco lejos.

¿Y alguna con la que no pueda? Muchas veces se ha criticado esa imagen de la princesa Disney que espera a su príncipe azul.

–A ver, recuerdo que en ‘Cenicienta’ era la bruja la que me volvía loca. Sí, en realidad soy más de brujas que de princesas porque son las que organizan el cotarro y son más independientes, no son de las que esperan a que venga su príncipe a solucionar las cosas. Quizás la que menos me gusta sea ‘La Bella Durmiente’, porque esa sí que se queda así (y hace el gesto de tumbarse). Las nuevas heroínas Disney cogen el toro por los cuernos, son resolutivas, combativas y no esperan dormidas al príncipe azul.

Más información

Imagino que en cuentos de hadas ya no cree.

–Creo que hay que fabricarlos. No creo ni en que te los cuenten ni en que vengan hechos, creo que te los tienes que fabricar tú. Así sí creo en ellos.

Colaboró en ‘La bola de cristal’ allá por los 80 y se vuelve a vincular al público infantil y familiar con esta producción. ¿Cómo han cambiado los niños desde entonces?

–Como espectadores siguen teniendo esa pureza de que o les gusta o no les gusta lo que ven. Eso es único e inherente a la infancia, ahí no hay paripé ninguno. Ahora se divierten de manera distinta, quizás ven las películas en la tablet o en el ordenador, pero siguen enganchados a la magia de Disney. Con ‘Frozen’ enloquecen igual que enloquecíamos nosotros en nuestros años con otros dibujos.

Parece que tiene una imagen y una voz que gusta a los pequeños, como cuando dobló ‘Buscando a Nemo’.

–Sí. Y me sorprendió muchísimo ese éxito, me di cuenta de que a lo largo de los años me seguían preguntando por ‘Dory’. Nunca pensé que un personaje así me fuera a marcar de esa manera, pero yo encantada, me ha abierto un ‘target’ nuevo.

‘Disney in concert’

Fechas y sesiones
Viernes 5 (12.00 h.), sábado 6 (18.30 h.) y domingo 7 de enero (17.30 h.).
Lugar
Teatro Cervantes.
Entradas
Entre 19 y 54 euros. 10% de descuento aplicable hasta el 1 de octubre, excepto en la función del 6 de enero a las 21.00 h. y para todas las zonas excepto Paraíso.

Parecería que el personaje que más le ha marcado es Diana, de ‘7 vidas’.

–Sí, es lo que pasa cuando haces audiovisual. Primero fueron ‘Los ladrones van a la oficina’, luego Diana... Pero ahora es un poco más ‘fast food’ todo: el éxito dura mientras estás en pantalla. Luego ya desapareces y hay tantos canales y tantas maneras de consumir ficción que cada vez cuesta más mantenerse ahí.

Tiene un perfil muy cómico, ¿siente que la gente espera de usted que sea igual de graciosa en la calle?

–Ese componente está ahí, pero es algo que me sale. Tengo esa cosa del humor y de romper la formalidad. Por supuesto tengo mis días. Pero soy así. Es tan inherente a mí que tiro por esos derroteros, va en el ADN.

¿Echa de menos que el cine la tenga más presente?

–Digamos que sí, lo echo de menos. Pero no cine porque sea otro medio, realmente echo de menos hacer buen cine. Si es mal cine, no me interesa, no haría cualquier proyecto. Mientras llega o no llega, lo echas de menos porque es el medio en el que no trabajas normalmente. Pero no es algo a lo que le dé muchas vueltas.

Tal y cómo están las cosas es difícil que lleguen buenos proyectos.

–Pasa una cosa, hoy las películas o pegan un gran pelotazo, normalmente cuando tienen a las televisiones detrás, o son muy minoritarias. Se ha perdido esa gran clase media de películas que tienen una recaudación aceptable. O recaudas 10 millones o haces 200.000 euros. Es frustrante.

Baja el IVAcultural para todo menos para el cine. ¿Qué le parece?

–Aunque me hagan un croquis no lo voy a entender. Al teatro es verdad que nos hacía muchísima falta porque estábamos agobiados. Yo he estado en montajes como productora en los que teníamos que dejar de ir a sitios porque ni llenando salían los números. Había una especie de censura económica, solo podías hacer comedias con pocos personajes y gente que saliera en televisión, lo que empobrece el panorama teatral.

Entiendo que entró como productora como una forma de generar trabajo también para sí misma.

–Sí, sí, totalmente. Y porque, cuando tienes cierto recorrido y eres una persona conocida, también llega el momento de mojarte tú, de promover proyectos en los que creas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos