El amigo Manuel Alcántara

Manuel Alcántara, junto a Antonio Pedraza/Salvador Salas
Manuel Alcántara, junto a Antonio Pedraza / Salvador Salas

La fundación dedicada al poeta y articulista abre los actos de su décimo aniversario con una aproximación íntima al autor

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Ha escrito en más de una ocasión que los amigos son la familia que uno elige y quizá para que le quepa esa amplia parentela también ha confesado en alguna columna que él nunca ha querido tener una vida larga, sino ancha. Amplia como la línea del horizonte desde su atalaya junto a los túneles de El Cantal, dilatada como su memoria, como la lista de gente que no para de decirle que le quiere, ahora que anda rondando uno de esos cumpleaños para él cruciales, los que acaban en cero. No uno, sino dos. Porque Manuel Alcántara va camino de los 90 –será el 10 de enero– y la fundación que lleva su nombre cuaja su primera década. Y para celebrarlo abrió ayer el programa del aniversario con una cita hecha a imagen y semejanza de él mismo, porque aquello era una reunión de amigos.

‘Entre amigos’ era el título escogido y amigos fueron desfilando por el atril para glosar sus vivencias junto al poeta y articulista de SUR. Abría turno uno de los habituales en las tertulias semanales con Alcántara. El arquitecto y urbanista Salvador Moreno Peralta saludaba a su viejo compadre que cada día a las cinco de la tarde clava el folio en blanco en la mandíbula de la Olivetti.

Próximas citas

20 de diciembre.
Recital poético con siete autores que leerán versos de Alcántara en el Centre Pompidou Málaga a las 19.00 horas
28 de diciembre.
Concierto de Mayte Martín a partir de textos de Alcántara, en la Sala María Cristina, a las 19.00 horas.

«Le basta lo mucho vivido, bebido, leído y viajado para saberlo todo», avanzaba brioso Moreno Peralta antes de rematar: «Todo en Manolo es un apremio a recuperar esa vida que se nos quiere arrebatar. (...) Manolo es algo más que nuestro amigo, es nuestro héroe». Porque, como admitía el propio Moreno Peralta, «es ahora cuando los afectos alcanzan su mayor enjundia».

La enjundia habitual de sus columnas tuvieron las reflexiones del periodista Ignacio Camacho. «Si la palabra maestro tiene algún sentido es el que adquiere aplicado a personas como Manolo», comenzaba Camacho para apuntalar la obra del poeta y articulista sobre tres cimientos básicos: la continuidad, la pureza del lenguaje y la compasión. «Manolo es persistencia sin rutina, que renueva cada día con ingenio y profesionalidad (...) Esa obligación de vender siempre pescado fresco en la lonja del periodismo».

Literatura diaria

Periodismo y literatura conviven en las columnas de Alcántara y en la trayectoria de Rosa Montero, que ayer reivindicó, justo, esa comunión. «El periodismo es para mí literatura», sostuvo Montero, que enarboló la «aportación a la literatura española» de Alcántara desde la columna diaria.

Un pilar de la actualidad por el que Alcántara recibía hace medio siglo 136,50 pesetas, como recordaba el profesor de la UMA Teodoro León Gross, quien reivindicó el carácter epicúreo de la filosofía vital de Alcántara, alérgico a los cargos y a los homenajes, aunque ayer hiciera una excepción. Al fin y al cabo, aquello era una reunión de amigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos