Alegato político de un artista

Sasntiago Sierra posa, ayer, con algunas de las fotografías de su polémica obra. :: josé ramón ladra/
Sasntiago Sierra posa, ayer, con algunas de las fotografías de su polémica obra. :: josé ramón ladra

Santiago Sierra denuncia la persecución de «los trabajadores culturales» en la presentación de su obra

MIGUEL LORENCI MADRID.

«Que se libere a los presos políticos y se deje de perseguir a los trabajadores culturales de una puta vez», demandó Santiago Sierra en un multitudinario acto de presentación de su polémica obra. Fue en una fundación libertaria y en una presentación que se convirtió en un alegato político por la liberación de los presos políticos que, a juicio del artista y de todos los intervinientes, existen hoy en una España «en la reprime, se censura y se condena sin pruebas». «Lo de ARCO ha pasado ya, y bendito sea Dios», dijo el artista asediado por cámaras y micros, como una estrella del rock. Así entró Santiago Sierra (Madrid, 1966) en la Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, donde presentó 'Presos políticos en la España contemporánea' sin ganas de hablar de su obra y sí de abrir debate.

«No quiero hablar de arte», dijo Sierra. Y fue en efecto un acto más político que artístico, con contantes llamamientos a la liberación de los presos en el que se leyeron sendos mensajes de solidaridad de Arnaldo Otegi, que firmó «el preso político vasco», y de Jordi Cuixart, el encarcelado presidente de Ómnium Cultural, que agradeció el apoyo prestado y aseguró que «defender la democracia en Cataluña es hacerlo en todo el Estado» y que «la solidaridad es la ternura de los pueblos».

Con un nutrido auditorio de espaldas a la obra que abrió la polémica sobre la censura en la última edición de ARCO, que presentaba finalmente fuera de la feria y que luego viajará a Valencia y a Lérida, reiteró Sierra que todos los fotografiados «se atienen a la definición de presos políticos que hace la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa». «Todas las personas cumplen al menos uno o varios de los criterios» dijo tras enumerar los cinco casos posibles ante un sala abarrotada con unas doscientas personas. Más gente del mundo de la política y del activismo de izquierda, de colectivos sociales y libertarios casi ningún representante del mudo del arte o del galerías.

Sierra lanzó un desafío: «Si quieren que prueben que no hay censura. Si no van a retirar mas obras de arte como dicen, si no lo van a hacer más, que me permitan colocar la segunda parte de esta serie el año que viene en ARCO. Porque esto sigue».

En todo caso, reconoció el artista que la pieza «hubiera quizá pasado desapercibida de no tocar el tema del 'procés'. «Sin el tema catalán no hubiera pasado nada con ella. Se habla ahora de 'los Jordis' y estoy contento de que sea así, que se hable de ellos, de los presos, del activismo y de la represión», dijo. «La obra se ha viso en Usera y en Lavapiés antes que ARCO y que se vea en Lérida me permitirá explicar qué hemos investigado durante estos dos años, estos 74 casos de presos políticos en España», reiteró. ¿Invertirá el dinero que han pagado por la obra -96.000 euros pagados por Tatxo Benet- en la causa qué defiende y cómo? «Para un artista es maravilloso que se venda la obra. Nos permitirá seguir trabajando y hacer nuevos proyectos. El dinero lo gastaremos en el taller y en seguir adelante, porque no está siendo fácil tener ingresos desde hace diez años y esto es una maravilla», agregó.

Sierra había decidido suspender la presentación sobre su creación en ARCO tras la retirada de la pieza de la galería Helga de Alvear, el pasado miércoles 21 por demanda de Ifema. El jueves la obra se trasladará al Octubre Centre de Cultura Contemporània (OCCC) de Valencia para seguir luego viaje a Cataluña.

Apoyo de Strawberry

Finalmente la presentación tuvo lugar con participantes como Víctor Jiménez, miembro del SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores), o Pablo Mayoral, de La Comuna Expresos del Franquismo. También acompañaron a Sierra representantes de Red Jurídica Cooperativa, Madres contra la Represión, No Somos Delito y CNT, además de César Strawberry, el cantante de Def con Dos condenado por enaltecimiento del terrorismo en la redes sociales y que fue el más aplaudido.

«Jamás pensamos, ni en la peor distopía que llegaríamos a ver el panorama que estamos viendo ahora», dijo Strawberry. «Está pasando lo que veíamos en 1984, que se aplica la censura previa y es absolutamente alarmante», denunció. «Estamos en una democracia y se puede discrepar de que haya presos políticos o no. Lo aberrante es que los poderes fácticos nos impida ir a ver una exposición como esta y sacar nuestras conclusiones», planteó.

«Es peligroso criminalizar la ficción el arte y las películas y no sólo lo hace la ultraderecha», dijo. «Estamos viendo como el Reino Unido y Alemania prohiben exposiciones de Egon Schiele. Hoy se podría condenar a Goya por 'Saturno devorando a sus hijos' o por 'Pelea a garrotazos' acusándolo de maltrato infantil o apología de la violencia», planteó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos