La afortunada familia de Benijófar y la gasolinera tinerfeña

R.C. MADRID.

El segundo premio del sorteo de El Niño (75.000 euros al décimo) se puede decir, literalmente, que hizo descorchar cava en media España. Estuvo tan repartido que el número 18442 se vendió en 25 de las 50 provincias.

Pese a todo, dos de las 45 poblaciones con algún décimo premiado, Benijófar (Alicante) y Granadilla de Abona (Tenerife), se convirtieron en el foco de la noticia. La localidad alicantina porque, desde estas Navidades, se puede decir que tiene una familia muy afortunada. El Niño ha repartido 750.000 euros entre diez de sus integrantes, que adquirieron otros tantos décimos en el mismo estanco en el que en el pasado sorteo de Navidad uno de sus miembros logró 6.000 euros con un quinto premio.

En Granadilla de Abona, la gasolinera local, ubicada en la autopista, sigue agrandando su leyenda. Después de vender en Navidad un décimo del Gordo, 22 boletos del segundo premio, 20 de un quinto y dos de otro quinto, ayer repartió un número aún indeterminado de décimos del segundo premio.

El tercer premio de El Niño, el 23282, con 25.000 euros al décimos, fue a parar íntegro a Yecla, donde los centenares de agraciados de la localidad murciana sumarán más de 12 millones de euros.

La alegría la repartió la administración Virgen del Castillo, en pleno casco antiguo. Se trata de un número al que la oficina y sus clientes llevan abonados hace unos 60 años, por lo que algunos de los agraciados lo han adquirido durante tres generaciones. La administración tiene en su haber el prestigio de haber dado el primero Gordo de Navidad que cayó en la Región de Murcia, nada menos queen 1846.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos