Diario Sur

El lento despegue del Museo de Málaga

El Museo de Málaga abrió sus puertas en el palacio de la Aduana el pasado 12 de diciembre después de dos décadas con sus colecciones almacenadas.
El Museo de Málaga abrió sus puertas en el palacio de la Aduana el pasado 12 de diciembre después de dos décadas con sus colecciones almacenadas. / Ñito Salas
  • La institución cumple cinco meses sin tener todavía operativos algunos de sus servicios básicos

  • El programa educativo, la biblioteca, así como la cafetería y el restaurante del palacio de la Aduana aún no se han puesto en funcionamiento

Cualquiera con conexión a Internet puede asomarse al catálogo de casi 17.000 volúmenes que componen la biblioteca del Museo de Málaga; eso sí, para consultar esos fondos, el asunto se complica, ya que el servicio está todavía «en ejecución», como reza la propia página web de la institución. Sucede lo mismo con la cafetería y el restaurante, cuya gestión aún no ha salido a concurso. Y con el programa pedagógico, por ahora circunscrito a varias actividades puntuales.

Son algunos de los aspectos básicos del funcionamiento del Museo de Málaga que siguen sin estar operativos cinco meses después de su inauguración. El equipamiento cultural abría sus puertas el pasado 12 de diciembre después de casi dos décadas con sus colecciones almacenadas y de una inversión superior a los 40 millones de euros que convertía el palacio de la Aduana en hogar de los fondos provinciales de Arqueología (15.000 piezas) y Bellas Artes (más de 2.000 obras). Málaga recuperaba el museo que reclamó en la calle hasta en cuatro manifestaciones multitudinarias, si bien ese reencuentro aún no se ha completado del todo.

Diversas fuentes consultadas por este periódico han coincidido al señalar que por el momento el museo no cuenta con material didáctico específico para los centros escolares. En este sentido, los museos suelen ofrecer a los colegios contenidos específicos para que los alumnos preparen las visitas y después de ellas realicen alguna actividad en el aula.

De forma paralela, el traslado de la Academia de Bellas Artes de San Telmo está pendiente de diferentes trámites administrativos, lo mismo que sucede con la previsible sede que tendrán en el palacio la Asociación de Amigos del Museo de Málaga y la Fundación Aduana Museo de Málaga, ambas emanadas de aquella Comisión Ciudadana que capitaneó la reclamación del uso cultural del edificio bajo el lema ‘La Aduana para Málaga’.

Temporada alta y sin bar

Asimismo, con la temporada alta turística a la vuelta de la esquina, el Museo de Málaga no tendrá operativa ni la cafetería de la planta baja ni el restaurante de la cubierta. La gestión de ambos espacios formará parte de un sólo concurso público que todavía no se ha puesto en marcha. En relación con este último asunto, desde la Consejería de Cultura ofrecen que en estos momentos «se última la definición de los aspectos técnicos y administrativos que permita elaborar los pliegos para convocar» esa licitación. No hay plazos para que cristalice ese trámite.

La consejería también considera que las actividades puntuales programadas con motivo de las Navidades, del Día de Andalucía, del Día de la Mujer y del Día Internacional de los Museos (previstas estas últimas el jueves próximo) constituyen una «programación didáctica».

No obstante, hasta la fecha el museo provincial instalado en la Aduana no ofrece un programa educativo sostenido en el tiempo, diferenciado para familias y para centros escolares y articulado en función de criterios como la edad de los participantes o los contenidos relacionados con el museo que se pretenden desarrollar.

Como telón de fondo de esta situación, la Junta de Andalucía destina 2,5 millones de euros para el funcionamiento del Museo de Málaga, que ocupa un edificio de 18.402 metros cuadrados. A escasos metros de la Aduana, la Junta dedica 4,37 millones de euros a las cuentas del Museo Picasso Málaga, que dispone de una superficie de unos 8.300 metros. Este último cuenta con una plantilla cercana al centenar de trabajadores, mientras que en el Museo de Málaga se anunció para su apertura una ampliación de su personal desde los 31 hasta los 68 empleados. Eso sí, buena parte del presupuesto del Museo Picasso cubre su programa de exposiciones temporales, un apartado que sigue siendo una incógnita en el caso del museo de la Aduana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate