Alma Serra: «Los niños están más cerca del dolor que del sufrimiento ante una muerte»

Odriozola y Serra, ayer, durante la presentación del libro ‘Un pellizco en la barriga’.
Odriozola y Serra, ayer, durante la presentación del libro ‘Un pellizco en la barriga’. / PAULA HÉRVELE
  • La terapeuta y autora de 'Un pellizco en la barriga' presenta su libro en el Aula de Cultura de SUR, acompañada del psicólogo Carlos Odriozola

El Movimiento hacia el Agradecido Recuerdo (MAR) tiene cinco fases. La última de ellas es devolver a la comunidad parte de lo que uno ha aprendido. Y eso hizo Alma Serra. Antropóloga, profesora y terapeuta, acudió a las sesiones de MAR impartidas por el psicólogo Carlos Odriozola con el objetivo de superar la pérdida de su hermana. Y en el proceso aprendió a diferenciar la culpa del sufrimiento. La primera es un sentimiento natural, mientras que el segundo surge de la culpa. Y por ello la solución pasa por aceptar las pérdidas y transformar el sufrimiento en dolor. Tras su experiencia, Serra pensaba en la necesidad de ofrecer herramientas a los niños para enfrentarse a los duelos. Sobre todo porque con la edad, los chicos y chicas van perdiendo su capacidad natural para enfrentarse a estas situaciones. «Cuanto más pequeños están más cerca del dolor que del sufrimiento, pero conforme van creciendo es al revés», explicó la terapeuta que, junto al propio Odriozola, presentó ayer su libro ‘Un pellizco en la barriga’ en un acto del Aula de Cultura de SUR, con la colaboración de la Obra Social La Caixa.

Un concurrido salón de actos del Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia fue el escenario del diálogo entre ambos terapeutas, que además contó con una representación a cargo de la actriz Susan Galiana que ilustró esos sentimientos de negación, desconexión, ira, culpa... que se producen ante una muerte y que crean ese ‘pellizco en la barriga’ del que habla el cuento de Alma Serra. Un relato que no solo muestra esas reacciones a través de su pequeña protagonista –también se llama Mar–, sino que aporta un manual al final de cada capítulo que ayuda a completar la aceptación de la pérdida.

Durante la charla entre Carlos Odriozola y Alma Serra, la terapeuta dejó claro que el momento «más complicado» es siempre comunicar un fallecimiento. Entre otras cosas porque la persona que suele informar al chico o la chica también está afectada. «Hay una línea muy fina entre que el niño lo sienta y que lo viva como una situación dramática», afirmó la psicóloga, que recomendó que la persona que asuma esa comunicación, cuente con un apoyo de alguien cercano para que, en caso de que no pueda seguir, complete el acompañamiento del chaval.

La terapeuta aseguró que «los niños se dan cuenta de todo» y por ello consideró que no siempre hay que excluir a los infantes de los entierros y funerales. Una cuestión que también subrayó Odriozola ya que se trata de un «ritual social que ayuda a la despedida». Por ello, Serra recomendó que los niños estén siempre acompañados de un adulto «que les explique lo que ocurre y no lo vivan de forma dramática».

Eso sí, Serra insistió en que para afrontar el duelo hay que estar preparado y que no hay que «forzarlo». «A veces nos entra la urgencia porque los vemos tristes, pero en realidad es más nuestra necesidad que la suya», advirtió al autora, que añadió que el libro tiene que servir de «excusa» para abrir un diálogo con los niños.

El psicólogo Carlos Odriozola no dudó en calificar ‘Un pellizco en la barriga’ como una «joya terapéutica» que salda una deuda con la infancia. «Es una obra al servicio de padres, educadores y terapeutas que llena un vacío y supone una revolución en las aulas», consideró el especialista, que se mostró agradecido por la pequeña e inesperada Mar que un buen día surgió de la otra gran MAR.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate