PATIO DE BUTACAS

EL RARO

Somos los reyes de la bandera pirata en Internet. El saqueo de películas, música, videojuegos y partidos de fútbol alcanzó el pasado año la cifra de 1.783 millones de euros en pérdidas para sus promotores. Salimos a un ahorro de unos 38 euros por español. Suponiendo que todos, sin exclusión, tuvieran una computadora a mano y la paciencia y el empeño de pasar el día descargando lo que no es nuestro. Sean muchos o algunos menos es un triste panorama que solo encuentra consuelo en que, por primera vez en diez años, tenemos un dato positivo al que agarrarnos: la piratería ha descendido un 4%. Y, cuanto menos, indica que algo está cambiando. La razón está probablemente en que el cine y las series han sabido encontrar al fin su particular 'spotify' que ha hecho que a muchos usuarios no les merezca la pena descargase contenidos ilegales cuando los puede ver en 'streaming' en la propia tele, con una calidad bárbara y por unos 7/10 euros al mes. Los Neflix, HBO y Amazon han llegado arrasando -superando apuestas menos comerciales y exquisitas como Filmin- y dando la razón a los que reclamaban una oferta legal competitiva para acabar con el pirateo.

Francamente, ese 4% de descenso del que habla el informe del Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2016 me parece corto. A no ser que las adhesiones a las nuevas plataformas de cine y series sean compatibles con seguir descargando contenidos piratas. Que también los habrá.

El que esté libre de descargas que tire el primer ratón. No hay que ser hipócritas digitales y escandalizarse ante lo que todos hemos hecho con mayor o menor medida, una u otra motivación. Pero eso no quita que, como sociedad, nos estemos haciendo un flaco favor con la aceptación social del pirateo. La experiencia ha sido tan colectiva que hemos pasado de mirar para otro lado a lo bien visto. E incluso a reconocerlo y presumir en público. Hasta el punto de que el que pone mala cara ante esta apropiación indebida es el raro. El tonto en el país de los listos. Para hacérnoslo mirar, más que descargar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate