Antonio Banderas: «Tengo fundadas sospechas de que nunca perdí el sur»

video

Felipe VI entrega el Premio Camino Real a Antonio Banderas. / AFP

  • El rey Felipe VI define al actor como un «español universal» al recoger el premio Camino Real del Instituto Franklyn de la Universidad de Alcalá

En el mismo escenario en el que hace unos días el escritor Eduardo Mendoza recibía el Premio Cervantes de manos del rey Felipe VI, la escena se volvía a repetir ayer con un cambio en el reparto. Con la repetición del monarca y la novedad del actor y director Antonio Banderas en lugar del novelista catalán. En el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, el malagueño recogía el Premio Camino Real otorgado por el Instituto Franklyn por tender puentes entre EE UU yEspaña. Un acto en el que el artista demostró que, además de intérprete carismático y director aventajado, es un guionista ingenioso y profundo. En su discurso sacó a saludar a sus dos yo. Al anónimo José Antonio Domínguez, que nació un «caluroso» agosto de 1960 en «la bella ciudad de Málaga», y al popular Antonio Banderas, «nacido mucho tiempo después bajo los creativos y locos años de la movida madrileña». Y ambos egos se apropiaron de una intervención en la que no faltó el humor, la autocrítica y el orgullo patrio.

noticias relacionadas

  • Entrevista«Si Málaga sigue como hasta ahora, esto va a ser histórico»

  • Un ático para chillarle

  • Banderas cuenta los múltiples detalles malagueños que tiene en su casa

  • La casa: Vistas desde la terraza

  • Detalles del interior

La sonrisa del Rey Felipe VI fue la señal evidente de que el discurso «bipolar y esquizofrénico» de Domínguez&Banderas llegó a su auditorio. Así, reivindicó al «tímido y soñador» José Antonio, al que se le unió «el audaz, el conquistador de terrenos inexplorados, el rey del mambo». Y, aunque consideró que el premio iba «más a manos de Banderas», aseguró que lo compartía con su otro yo menos conocido porque «hizo algo muy importante: no olvidó de donde vino y no olvidó su tierra ni su aire ni su cielo ni su mar. Y en ese no olvidar reside parte de su esfuerzo por ser alguien coherente».

En el discurso «pactado» entre ambos personajes, Antonio Banderas tomó la palabra para mostrar su agradecimiento a Estados Unidos. Porque en la hollywoodiense California, en la hispana Florida o en el teatral Broadway aprendió de un país que se da «permiso para soñar». Y añadió que, desde la mirada «panorámica» que da la distancia, comprobó que los límites de nuestro país «no acababan en los confines de sus fronteras físicas, sino en la demarcación establecida por sus pintores, sus músicos, sus escritores, sus pensadores, sus intelectuales, sus científicos e investigadores, y su explosivo pueblo de espíritu libre e indomable». «Esto es lo que hace a España un país grande», remachó el artista malagueño que, tras recibir el premio, unió su nombre al del tenor Plácido Domingo, al cardiólogo Valentín Fuster y al jugador de baloncesto Pau Gasol.

«Con cautela»

«A pesar de todo lo que ha caído, Banderas sigue diciendo que España es sinónimo de oportunidad y de futuro», aseguró el artista que, por indicación de José Antonio Domínguez, ha aprendido a «mirarse al espejo con cautela». Esa que le devuelve en este momento una barba canosa que también le recuerda que «la naturaleza es una dictadura implacable» y que «la muerte es poco democrática», comentó en referencia a su reciente ataque al corazón. Un aviso del que el actor ha tomado nota con su vuelta a «casa».

«Banderas espera atar su barca sin haber perdido el norte y sabiendo que volverá a reunirse con José Antonio Domínguez del que tiene fundadas sospechas de que nunca perdió el sur», remachó el protagonista de ‘La máscara del Zorro’, ‘Evita’ y ‘La piel que habito’.

Tras la intervención del actor, el rey Felipe VI cerró el acto con un discurso en el que puso al actor como «ejemplo de talento, ingenio y versalitidad», por lo que consideró que al jurado del premio Camino Real «no le debió costar mucho trabajo» decidir el reconocimiento. El monarca destacó que, pese a su ajetreada vida y centenares de rodajes a sus espaldas, Banderas «nunca ha olvidado sus orígenes malagueños, andaluces y españoles». «Es un español universal», concluyó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate