Diario Sur

La sopa con la que Richard Alcayde emocionó al jurado de 'Top Chef'

La sopa con la que Richard Alcayde emocionó al jurado de 'Top Chef'
  • El malagueño gana la prueba final, que le asegura una semana más en el concurso

Pedían un ingrediente: la emoción. Y Richard Alcayde sabía desde el principio que para emocionar al jurado de 'Top Chef' no bastaba con servir algo bueno. Tenía que ir más allá, hacer "saltar las lágrimas, rizar las pestañas". Se lo propuso, y lo consiguió. Esta semana, el malagueño se quitó el sambenito de 'rey de las sopas frías' para demostrar que también lo puede ser de las calientes. Y lo hizo con una sopa de moluscos con toques thai, de nuevocon un guiño a la tierra, en este caso a Cádiz y su popular guiso a la roteña. "Nos ha emocionado a todos con ese toque picante y ácido", reconocía Susi Díaz, encargada de dar el veredicto junto a Alberto Chicote y Paco Roncero. Por unanimidad le dieron la victoria a Alcayde frente a Marcano y Melissa en la 'Última oportunidad'. En ella se lo jugaban todo, pero al final el malagueño fue quien ganó la prueba y Marcano quien tuvo que coger sus cuchillos y marcharse. Se aseguraban, así, una semana más en el concurso de Antena 3 Alcayde y Melissa después de tener que ir a por todas en la prueba final tras perder la de equipos, donde la tensión se palpó desde el minuto uno.

Cada vez son menos y más las uñas que sacan para luchar a muerte por la final. Después de que Rakel ganara la prueba de inmunidad, en la que esta semana competían por hacer la mejor, y con más personalidad, ensaladilla rusa, era ella la encargada de formar los equipos. La polémica estaba servida. Sobre todo después de decidir quedarse con Montoro y Víctor en su grupo para rivalizar con su, hasta ahora, eterna amiga Melissa, Richard y Marcano. Debían elaborar un menú para treinta pasajeros en el aeropuerto de Barajas. Concretamente, en el Gastrohub que asesora Roncero.

Por un lado, el equipo que comandaba Melissa sirvió un ceviche de corvina, pollo de corral con tirabeques y brownie. Mientras tanto, el grupo de Rakel optó por una crema de espárragos, un bocadillo de presa ibérica y un bizcocho de chocolate con jugo de frutos rojos. Finalmente, los comensales se decidieron por este último menú. Dentro de la cocina se quedaban los gritos, la tensión y los malos gestos. "Yo no vengo a 'Top Chef' a que me llamen guarro", advertía el propio Richard Alcayde, que en estos nueve programas apenas se le había visto levantar la voz más de lo debido. Pero esta semana le pudieron los gritos de Melissa como capitana a su compañero Marcano. "Se cree que por chillar, tiene más razón. Ni que fuera el rey Arturo", añadía el malagueño. Y es que los cuchillos volaban. También en el equipo contrario. Hasta Montoro, otro de los concursantes aparentemente más tranquilos, sacó las garras. La temperatura sube cada semana más. Especialmente entre las chicas, que empiezan a distanciarse. Las chispas saltan en cada gesto, en cada palabra. Ya sólo quedan cinco en liza. ¿Quién será el siguiente en salir? Continuará.