Diario Sur

Diez años de Mapas en buena Compañía

Juan José Fernández y Cuqui Bravo, en el interior de Mapas y Compañía.
Juan José Fernández y Cuqui Bravo, en el interior de Mapas y Compañía. / Salvador Salas
  • La carismática librería malagueña especializada en viajes cumple una década en la céntrica vía de la capital

  • El popular establecimiento también celebra su décimo quinto aniversario desde su ‘refundación’ en un local de la calle Fajardo

‘Nosotros somos el equipo de demolición’. Lo ponía en las pegatinas que cada uno se colocó, a modo de identificación, sobre la ropa, aquel puente de mayo. Cuqui Bravo lo recuerda y se le pianta un lagrimón: «Eran todos clientes de la tienda que ya se han hecho amigos. Hicieron esas pegatinas, se compraron unos monos azules de trabajo, les pedimos carretillas a los transportistas y en el puente de mayo lo hicimos todo: poner el suelo de madera, colocar las barandillas, instalar los muebles y hacer la mudanza. En tres días. Y el último, vendiendo, porque entraba la gente a preguntar por libros».

Dentro de un par de semanas se cumplirán diez años de aquel traslado feliz y frenético desde la calle Fajardo hasta la vía vecina. Un movimiento de apenas unos metros que representa, al cabo, un guiño casi delicioso del destino, porque Mapas y Compañía se instalaba en la calle Compañía para erigirse desde allí como la librería más hermosa y carismática de la ciudad. Nuestra Shakespeare and Company.

«La librería la han hecho los clientes. Ellos fueron pidiendo, por ejemplo, libros infantiles. Venían con sus hijos y nos plantearon que hubiera ese tipo de libros para que se entretuvieran mientras ellos miraban sus cosas, así que incorporamos esa sección. Siempre muy seleccionada y fomentando los clásicos, Sandokán, Julio Verne... Para que vean que la vida es divertida sin móvil y sin ‘tablet’», recuerda Bravo, que hace bombear junto a Juan José Fernández el corazón de Mapas y Compañía.

«Ahora algunos de esos niños han crecido y vienen a la librería con sus novios y novias y yo, emocionada como las abuelas», sigue Bravo antes de acotar: «Uno de esos niños estudia ahora Ingeniería Naval en Cádiz y cada vez que viene a Málaga visita la librería. Venía desde pequeño a los cuentacuentos y ahora está hecho un tío».

La editorial malagueña Loving Books ha lanzado una edición especial Mapas y Compañía del libro de Luis Ruiz Padrón ‘Málaga: cuaderno de viaje sketchbook’ con dibujos y textos sobre rincones de la  ciudad.

La editorial malagueña Loving Books ha lanzado una edición especial Mapas y Compañía del libro de Luis Ruiz Padrón ‘Málaga: cuaderno de viaje sketchbook’ con dibujos y textos sobre rincones de la  ciudad.

La historia de Mapas y Compañía se remonta a principios de los 90 en El Palo. Luego vino la etapa en Echegaray, el «borrón y cuenta nueva» desde la calle Fajardo (del que también celebra ahora su décimo quinto aniversario) y desde hace una década su asentamiento en la calle Compañía. La madera de Iroko decora la fachada y dentro esperan las estanterías de pino rojo gallego. «Madera, madera», sentencia Fernández en alusión a uno de los rasgos más identificables del negocio.

«Pasas por la calle y quizá no sabes qué somos, pero te paras. Empezamos por la estética. Quisimos hacer, ante todo, una tienda bonita, pero además, disfrutas trabajando en un lugar así», ofrece Fernández. Un lugar que mantiene como principal baza su gran catálogo de guías, mapas y los libros de viaje. «Nuestro fuerte siguen siendo las guías. La gente se informa cada vez más. Nuestro cliente suele ser un tipo de viajero más activo y preocupado por conocer los lugares donde va», reflexiona Bravo.

Algo especial

Sin ir más lejos. «Esta mañana hemos vendido guías de Rumanía, Croacia, Oporto, Dinamarca, los Balcanes y Vietnam», ilustra Fernández. «¡Y da una envidia horrorosa!», bromea Bravo a su lado.

Porque no hay guía, plano o mapa que no tengan (o consigan) aquí. Desde el trazado del Annapurna hasta el libro ‘Barcoestop’ (La Editorial Viajera) para ver mundo trabajando en buques. Un fondo al que suman la regeneración urbana de la calle. «Para nosotros, la apertura del Thyssen ha sido como la noche y el día, en ventas y en afluencia», sigue Fernández, que señala a Bravo cuando le preguntan por la decoración del local.

Aerostáticos, globos terráqueos, doce tipos de mapas del mundo, Tintín, una reproducción del dirigible ‘Hindenburg’... Y sin darse cuenta, Bravo resume la vida de la librería: «¿Por qué los ponemos? ¡Porque molan! Son útiles y además, bonitos. Me da igual si se venden. Los ponemos ahí con el corazón». Así se hacen las cosas en Mapas y Compañía.