Diario Sur

Orlando García: «Si no hay abstracción, no es música clásica»

Orlando García, en la sala de ensayo de la Orquesta Filarmónica en Carranque.
Orlando García, en la sala de ensayo de la Orquesta Filarmónica en Carranque. / Paula Hérvele
  • El compositor cubano, graba esta semana su nuevo disco con la Filarmónica de Málaga, tras ser nominado al Grammy Latino por el anterior trabajo conjunto

Si el arte visual enseña a ver objetos y diseños de manera diferente, la música contemporánea no se queda atrás. «Debe tratar de cambiar cómo el oyente escucha los sonidos», mantiene Orlando Jacinto García. Por eso sus composiones se mueven en ese frágil equilibrio entre las armonías poco convencionales y la creaciones sinfónicas al uso. Y por eso defiende con total convicción que si no hay abstracción, «no es música clásica». Esta semana Orlanto Jacinto García está registrando una vez más esas melodías «extrañas y diferentes» -como algunos las definen- en una grabación junto a la Orquesta Filarmónica de Málaga.

El compositor cubano ha cruzado el charco con su nuevo proyecto bajo el brazo para repetir la colaboración con la OFM que tan buen resultado le dio en 2013. Entonces, la Filarmónica dio vida a 'Auschwitz (they will never be forgotten)', un trabajo que logró una nominación al Grammy Latino en la categoría de mejor composición clásica contemporánea. «Y eso ya es un premio», añade García. Aquel álbum fue lanzado por el sello británico Toccata Classics, una firma que ya ha manifestado su interés por distribuir lo que estos días se graba en Málaga.

«Es muy buena orquesta, con muy buen sonido e intérpretes muy dedicados, porque la música contemporánea no es fácil. Y estoy impresionado con el trabajo que está haciendo el nuevo director Hernández Silva», elogia el compositor cubano, residente en Miami, que tomará la batuta de la OFM en la grabación de sus cuatro nuevas obras.

Tres de ellas son para orquesta de cámara y solistas: 'Desde la oscuridad a la luminosidad' con la pianista cubana Cristina Valdés, 'Una marea creciente' con la violinista neoyorquina Jennifer Choi y 'El viento distante II' con el clarinetista mexicano Fernando Domínguez. En esta última, se sumará además como intérprete el propio Orlando Jacinto García, añadiendo sonidos singulares con copas de vino y cortinas metálicas. La pieza final, 'De viento, mar y luz', será interpretada por la orquesta al completo con referencias a las tres piezas anteriores. Todas integrarán el octavo álbum monográfico de su obra, que se suma a otra veintena de discos en los que combina composiciones propias y ajenas.

Explica que con sus obras trata de «captar al público con la sensibilidad de los timbres y los colores de la música». Son composiciones que se desarrollan lentamente atrapando al oyente, «de manera que cuando acaba no sabe si fueron dos horas o dos minutos». Si le dicen que la obra le pareció «extraño y diferente, pero atractiva», habrá logrado su objetivo. «La música moderna tiene que ser abstracta», sentencia. Lo ha sido siempre. «Las críticas que hacían a las composiciones de Beethoven, Brahms o Chopen hablan de ellas como si fueran obras de vanguardia», argumenta.

Un proceso

Reconoce que hay cierto prejuicio en el público hacia las creaciones que se salen de lo conocido, pero asegura que todo es cuestión de «saber programar». «Es un proceso», añade García. Hay que 'educar' poco a poco al oído, introducirle pinceladas contemporáneas junto a las clásicas de siempre y esperar. Los sabe por experiencia. Él coordina el festival New Music Miami, donde participan grupos de música de cámara y otros mixtos que combinan cuerdas con sonidos electrónicos y vídeos, «cosas bastante progresivas». Y funciona, se ha ganado una reputación, pero tiene 20 años de trayectoria. Es, además, una fórmula para crear público nuevo. «Los jóvenes participan más porque están interesados en la tecnología, en los vídeos abstractos, en propuestas interdisciplinarias», sostiene.

Admite, no obstante, que cuando crea no piensa en los gustos del público. «Porque, ¿en qué público? ¿El que le encanta Beethoven, el que le gusta el jazz o el que sigue a Radiohead?», se pregunta. Se mueve por sus instintos, por lo que a él le fascina y le interesa «con la esperanza» de que si a él le gusta, al oyente también. Las tres obras con solistas que se graban ahora en Málaga ya han sido estrenadas en directo, pero queda poner de largo la pieza final. Quizás suceda en Málaga. «Si la orrquesta quiere, yo estaría encantado», concluye García.