Diario Sur

Chagall se despide a lo grande de Málaga

Un momento del desmontaje de la exposición de Chagall. En la imagen, detalle de ‘Matadero’ (1911)
Un momento del desmontaje de la exposición de Chagall. En la imagen, detalle de ‘Matadero’ (1911) / Cristina Céspedes
  • Más de 4.000 personas acuden a las jornadas de puertas abiertas para decir adiós a las muestras del Museo Ruso

  • Los pabellones de Tabacalera se preparan para inaugurar en dos semanas los proyectos sobre los Romanov y Kandinsky

La cola abría la puerta del pabellón central de Tabacalera y, por momentos, rozaba la fuente del patio interior. Había cuatro motivos para esperar; bueno, cinco. Los cuatro primeros eran las exposiciones que se despedían de la Colección del Museo Ruso, capitaneadas por la muestra en torno a Marc Chagall, acompañada por ‘Las cuatro estaciones’, ‘Resistencia, tradición y apertura’ y ‘Cervantes en el arte ruso’. Y como quinta razón, las jornadas de puertas abiertas que el Museo Ruso ha organizado el fin de semana para decir adiós a los montajes que han ocupado sus salas durante el último año.

Más de cuatro mil personas (4.307, para ser exactos) han pasado por la filial en una despedida multitudinaria. Tanto es así, que ‘Chagall y sus contemporáneos rusos’ se erige como la muestra temporal más visitada en la corta historia de la filial instalada en Tabacalera. Así, el montaje sobre el artista de la vanguardia rusa ha convocado a 51.813 personas, eso sí, permaneciendo en cartel casi dos meses más que sus compañeras de viaje. Sólo la muestra temporal celebrada con motivo de la inauguración del Museo Ruso se acerca en este apartado, ya que ‘La época de Diaghilev’ registró 42.568 visitantes. Ha una distancia notable, en cuanto a la afluencia, quedan los sugerentes proyectos sobre Pavel Filonov (30.782) y el colectivo artístico Sota de Diamantes (38.781).

Respecto a las exposiciones anuales, la recién clausurada ‘Las cuatro estaciones’ suma casi siete mil visitantes más (6.926) que su predecesora ‘De los iconos al siglo XX’, pese a contar esta con el ‘efecto llamada’ de servir para inaugurar la filial que abrió sus puertas el 25 de marzo de 2015.

Los últimos datos de afluencia a la delegación en Málaga del Museo Estatal de Arte Ruso de San Petersburgo invitan a cierto optimismo, después del cierre estadístico de su primer año natural, cuando registró un tercio menos del número de visitantes previsto. Tal y como adelantó este periódico (SUR, 16-11-2017), el Museo Ruso contabilizó a lo largo del año pasado 96.428 visitantes (un 35,71% por debajo de los 150.000 previstos). Un promedio muy parecido al del Centre Pompidou Málaga, que en 2016 censó a 165.288 usuarios (un 33,88% menos de los 250.000 planteados en las previsiones).

Para dar la vuelta a estas estadísticas, el Museo Ruso ha planteado su programación de este año a partir de dos bazas bien populares: la dinastía de los Romanov y Vassily Kandinsky. Ambas propuestas se inaugurarán el próximo día 22 y tomarán el relevo a las exposiciones que ya han comenzado a desmontarse de las paredes de los pabellones de Tabacalera.

Cambio de piel

Chagall se despide a lo grande

En el caso de ‘La Dinastía Romanov’, la muestra será el próximo proyecto anual que recalará en Málaga, manteniéndose en cartel hasta el 4 de febrero de 2018. La muestra, además coincidirá con el centenario de la revolución rusa de febrero de 1917 que depuso a la dinastía de zares cuyo poder se remontaba a los tiempos de Iván El Terrible.

Por su parte, ‘Kandinsky y Rusia’ ofrecerá hasta el 16 de julio una selección de 78 obras que pretenden indagar «en los años rusos del artista pionero y creador de la abstracción tal como la conocemos en nuestros día», tal y como avanzan desde el Museo Ruso.