La SGAE traslada de Granada a Málaga su sede en Andalucía oriental

Antonio Meliveo forma parte de la directiva de la SGAE.
Antonio Meliveo forma parte de la directiva de la SGAE. / Efe
  • La entidad justifica la medida en el mayor volumen de socios y de facturación que registra la provincia de la mano de la Costa del Sol

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)ha decidido trasladar su sede en Andalucía oriental desde Granada hasta Málaga. Así lo confirmaba ayer el compositor malagueño Antonio Meliveo, miembro de la junta directiva de la entidad, que añadía que los planes de la organización pasan por hacer efectiva la mudanza a principios del mes que viene.

Meliveo concretó ayer que la SGAE se instalará en un piso próximo a la plaza de Uncibay, en el centro histórico de la capital, y detalló que la medida de la sociedad se debe «al mayor volumen de socios, de facturación y de trabajo de gestión» que representa la provincia malagueña respecto a su vecina granadina.

«No se trata sólo de Málaga capital, ya que hay que tener muy en cuenta la cantidad de establecimientos instalados en la Costa del Sol que hacen uso de contenidos relacionados con la SGAE», argumentó Meliveo, que también es miembro del Consejo Territorial de Andalucía de la SGAE.

«Hemos analizado los datos y los de Málaga son muy, muy superiores a los de Granada, tanto en el número de socios, como en los trabajos de gestión requeridos», añadía Meliveo. Por tanto, el músico y compositor malagueño esgrimió que el traslado se debe a «motivos administrativos» y a los «intentos de descentralización» llevados a cabo por la entidad privada dedicada a la protección de los derechos de autor de los creadores de diversas disciplinas.

No en vano, la SGAE cuenta en la actualidad con más de 100.000 socios, «de los 88.191 son músicos, 10.036 son autores de obras audiovisuales y 8.611 son dramaturgos y coreógrafos», tal y como detalla la página web de la entidad, cuyos orígenes se remontan a 1899.

Con la iniciativa confirmada ayer por Meliveo, la SGAE volverá a tener  sede estable en Málaga, después de la clausura en abril de 2010 de la delegación que mantenía en la calle Ángel Ganivet de la capital. De forma paralela, la SGAE mantiene en Sevilla su otra delegación andaluza.

Además, el regreso de la SGAE a Málaga se suma a la creciente presencia de la sociedad en la agenda cultural de la ciudad, vinculada a varios proyectos acometidos junto al Museo Picasso Málaga. Un ciclo sobre flamenco programado en 2014 y la primera edición el año pasado de Flamenco Ñ, Muestra para Programadores Internacionales destacan en esta colaboración entre la SGAE y el museo malagueño.

Críticas desde Granada

El traslado de la sede de la SGAE en Andalucía oriental a Málaga ha suscitado, eso sí, críticas en la vecina Granada. «Entiendo muy bien cómo se pueden sentir en Granada, pero creo que en plena era de la informática no hay motivos para sentir esta decisión como una pérdida. Todos los trámites relacionados con la SGAE se pueden realizar desde la página web de la sociedad. Entiendo que lo sientan como una pérdida, pero los socios ya pueden realizar todas sus gestiones ‘on line’, así que creo que no veo motivo de alarma», argumenta Meliveo.

Las palabras del músico malagueño llegan tras la publicación ayer en el diario ‘Ideal’ del artículo ‘Otra bofetada a Granada’, firmado por el compositor José García Román, Premio Nacional de Música en 1997. En su texto, García Román recuerda que la SGAE ha tenido una sede en la ciudad vecina desde mayo de 1991 y añade: «Parece ser que el motivo principal es que Málaga genera más dinero y supera a Granada en número de socios. Es decir: Granada no es rentable».

«Suponemos –prosigue García Román en el artículo– que la mercadotecnia de Málaga, relacionada fundamentalmente con sus actividades culturales, principalmente museísticas, habrá influido en dicha decisión. Curiosamente, el alcalde de Granada está promocionando en Fitur los proyectos ‘Ciudad de la Música’ y ‘Capital Europea de la Cultura’. Ante desconcierto tan evidente, nos preguntamos: ¿No iba a ser Granada ‘Capital Cultural de Andalucía’? Fue promesa de los políticos en aquellos días de euforia, de reivindicación autonómica, hoy marchitos. ¿O quizá nos está diciendo la SGAE, con la supresión de la Delegación, que Granada es anoréxica culturalmente? Por otra parte, ¿no tiene esto un tufo de neo-centralismo? Creíamos que semejante lacra moriría con la Autonomía».

Un proyecto polémico

El músico granadino muestra su esperanza en que la decisión de suprimir la delegación granadina sea revisable. «Pero si el acuerdo se resume en ‘esto es lo que hay’, puede ocurrir que un grupo de socios y ciudadanos, al sentirse defraudados, acudan a la sabiduría del refranero y exclamen: ‘Arrieros somos, y en el camino nos encontraremos’. Con la demanda del AVE y dos hospitales completos, Granada está demostrando que no da marcha atrás, porque ha reconquistado la calle y sabe andar por ella a cualquier hora, llueva, truene, haga calor o frío polar», esgrime García Román.

En su artículo, el compositor granadino también afea a la SGAE algunas de sus decisiones en su historia reciente. En particular, la construcción de su controvertido auditorio en Sevilla. «Y puesto que hablamos de rentabilidad, me referiré a ‘Arteria Al Andalus’, así llamado el auditorio construido por la SGAE (2007-2012) en la Isla de la Cartuja, con un coste aproximado de 72 millones de euros (...). Dijo José Luis Acosta, entonces presidente de la SGAE, que la construcción del auditorio fue un error, pero que se abriría en breve. Sigue cerrado. Ahora el valor de ‘Arteria Al Andalus’ es menos de 1/3 de lo que costó», denuncia José García Román.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate