Diario Sur
El Museo del Patrimonio deja la mayor caída porcentual.
El Museo del Patrimonio deja la mayor caída porcentual. / SUR

Los nuevos museos de Málaga reciben un tercio menos de los visitantes previstos

  • Las filiales del Pompidou y de la colección rusa cierran 2016 lejos de sus proyecciones de afluencia

  • Los grandes centros artísticos municipales pierden más de 315.000 visitas en un año

Los gestores culturales reiteran desde hace tiempo, casi desde el mismo que llevan sometidos a esta espiral, que el funcionamiento de un museo, de un teatro o de una biblioteca no debe medirse sólo por el número de sus usuarios y/o por sus ingresos en taquilla. Insisten en que estos centros cumplen una labor educativa y social que va más allá de esos guarismos. Sin embargo, cuando las instituciones públicas promueven equipamientos de este tipo, a menudo echan mano de informes de impacto económico y turístico para justificar sus iniciativas. Y después toca hacer balance.

El Centro Pompidou Málaga y la Colección del Museo Ruso arribaron a la capital malagueña en marzo de 2015. Venían precedidos por la potencia de sus matrices en París y San Petersburgo y por unas previsiones que pasaban por recibir a 250.000 y 150.000 visitantes de manera respectiva. Ya a finales del año pasado se comprobó que esos planes no iban a cumplirse y con ellos tampoco los cálculos de ingresos en taquilla; así que el Ayuntamiento de Málaga tuvo que sumar un millón de euros extra para cuadrar las cuentas de la agencia municipal que gestiona estos centros junto a la Casa Natal de Picasso. La partida llegaba así hasta los 7,72 millones de euros y el asunto se convertía en campo dialéctico dentro la escena política local.

SUR ha tenido acceso a los datos de visitantes de ambos museos al cierre de 2016 y las estadísticas confirman que las filiales del Pompidou y del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo han recibido un tercio menos de los visitantes que tenían previstos. Así, la delegación del museo galo acogió el año pasado a 165.288 usuarios (un 33,88% menos de los 250.000 planeados), mientras que el Museo Ruso censó a 96.428 personas (un 35,71% por debajo de los 150.000 visitantes previstos).

Caída generalizada

Los datos del Pompidou y del Museo Ruso se inscriben en la caída generalizada entre los principales museos con participación municipal. Así, el CAC Málaga, el Thyssen (que sí cumplió sus previsiones), la Casa Natal de Picasso, el Museo del Patrimonio Municipal y las mencionadas filiales perdieron de manera conjunta 315.581 visitantes en 2016 respecto al año anterior.

Dado que el Museo Ruso y el Pompidou abrieron a finales de marzo de 2015 (los días 25 y 28 de manera respectiva), para elaborar el cálculo se ha tomado en sus casos la suma de visitantes entre abril y diciembre en ambos años. En este grupo, sólo el Museo Automovilístico gana visitantes (4.349 entre 2015 y 2016), manteniendo la buena racha desde que cuenta con el Museo Ruso como vecino en los pabellones de Tabacalera.

Bajando al detalle, la mayor caída entre los principales museos con participación municipal en su presupuesto se registra en el CAC Málaga (99.467 visitantes menos), si bien al partir de la mayor afluencia de todas (555.888 visitantes en 2015), su descenso porcentual está entre los menos acusados con una rebaja del 17,89%. En esa comparativa, los menos favorecidos de la foto fija son el Museo del Patrimonio Municipal, con la merma del 62,61%, y la Casa Natal de Picasso, con un descenso del 36,77%, según los datos aportados por los propios museos.

A la hora de analizar el comportamiento del público local en los principales museos con aportaciones municipales durante los dos últimos años, sólo el CAC Málaga crece en este terreno.

De este modo, el centro de arte contemporáneo pasa del 54 al 60,8% de visitantes malagueños, mientras el resto cae también en este ámbito. Eso sí, en el Museo Automovilístico matizan que, aunque su porcentaje local cae, en términos absolutos el número de malagueños sube, aunque menos que los nacionales y foráneos.

Volviendo al Pompidou y al Museo Ruso, la rebaja en la afluencia de residentes en la provincia no parece sólo fruto del paso del 'efecto llamada' tras las inauguraciones. Al comparar los primeros datos desglosados por procedencia de visitantes que ofrecen las filiales (a partir de julio de 2015) con las estadísticas de 2016 se comprueba que la filial gala pasa del 37,04 al 27,78% de visitantes malagueños, mientras que la delegación rusa cae del 52,97 al 46,44%. Caídas mucho menos acusadas que las ofrecidas respecto a sus previsiones globales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate